TERRITORIO SCORE

  • Yucatán vuelve a casa con medio boleto para avanzar a la postemporada tras ganar 7-0  en Oaxaca

Con una impresionante labor de Yoanner Negrín y un ataque que incluyó jonrones seguidos de Leo Heras y Sebastián Valle, los Leones de Yucatán vencieron 7-0 a los Guerreros de Oaxaca para colocarse 2-0 en la serie de primera ronda de los playoffs de la Liga Mexicana de Beisbol.

Negrín, uno de los brazos más fuertes de la Liga Mexicana en el último lustro, permitió sólo un hit, dio dos bases y engomó a ocho en una brillante labor, máxime si se toma en cuenta la clase de bateadores que tiene la muy balanceada alineación de los Guerreros de Oaxaca.

Ganador de 13 partidos en la temporada regular, con 3.22 de carreras limpias admitidas, Negrín les mostró a todos de qué está hecho y todo lo que vale.

Un verdadero recital: toleró un hit en el primer acto y firmó un pasaporte, tras dos outs, pero un riflazo del receptor al segunda base acabó con la amenaza y comenzó el concierto cubano, pues retiró entonces a 17 guerreros en fila, racha que se rompió en la séptima, cuando, con uno fuera, le dio base a Moisés Sierra.

Firmó su salida con 93 lanzamientos, de los que 62 fueron strikes, en una noche tras la que los expertos del béisbol mexicano volvieron a destacar la potencia de la rotación que tienen las fieras (el martes, César Valdez perdió al aceptar cuatro en el primer acto, pero después colgó seis ceros con mucha autoridad).

Enrique Burgos sacó la octava y Andrés Ávila despachó la novena, ambos con la solidez que les caracterizó en el último mes.

¿Otra clave para la victoria de los Leones?

Mantener fuera de base a Alonzo Harris. El serio aspirante a “Jugador Más Valioso” de la Liga Mexicana se fue de 4-0, con dos ponches.

El pitcheo fue fundamental, pero el bateo de los Leones más jonroneros de la historia, ni se diga.

Sencillo de Art Charles remolcó en el primer acto a Alex Liddi con la de la quiniela, ante los disparos de Ryan Kussmaul. Una buena aportación ir colocando carreras desde temprano.

Y en la tercera, explotaron los cañones. Leo Heras se encontró con Charles en base cuando se voló la barda, y luego Valle se enredó con la pelota para un panorámico cuadrangular que selló el ataque de tres registros, dejando atónitos a todos en el hasta entonces festivo “Eduardo Vasconcelos”.

De allí hasta la octava, los melenudos fueron silenciados, hasta que en la novena anotaron tres veces más, dos impulsadas por sencillo de Liddi y otra por un error.