Redacción.

El filme de Corin Hardy, que ya ha roto cifras de estreno en Estados Unidos, se centra en el caso una joven monja que se quita la vida, el cual es investigado por el Vaticano, que envía a un sacerdote con un pasado tormentoso (Demián Bichir) y a una novicia a punto de tomar sus votos que tiene visiones (Taissa Farmiga).

Durante la película se hace mención de Valak, demonio que apareció por primera vez en Expediente Warren 2 (El Conjuro 2) y al final de Annabelle: Creation; sin embargo, en esta ocasión jugará un papel importante para el desarrollo de la cinta.

De acuerdo con el escrito La llave menor de Salomón, este grimorio, (libro de conocimiento mágico, el cual era escrito entre la Alta Edad Media y el siglo XVIII) anónimo del siglo XVII  que detalla datos de espíritus y conjuros, se explica que Valak no es una monja y mucho menos una mujer, sino un espíritu imponente que posee una apariencia de niño con alas de ángel, el cual va montado sobre un dragón de dos cabezas.

Según se afirma, este demonio posee un gran conocimiento y mucha sabiduría, por lo que tiene bajo su dominio alrededor de 30 legiones de demonios. Pero ¿por qué tomar el cuerpo de una monja? Como se describe en el libro, su principal motivo es porque le gusta profanar el cuerpo de espíritus buenos,  un ejemplo, las monjas o monaguillos.

Valak, como se le llama en la cinta, posee otros nombres y también es conocido como Volac, Valu o Ualac, y ha tenido diversas apariciones en escritos a lo largo de la historia.