La empresa Det Norske Veritas (DNV), encargada de investigar las causas del colapso de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, detectó que una de las vigas que se desplomaron en mayo pasado estaba dañada desde antes del terremoto de 2017, el cual había causado problemas en la parte elevada de la línea.

El resumen ejecutivo que presentó la empresa noruega precisó que las deformaciones no eran detectables a simple vista.

“La deformación se identificó primero en el reforzamiento longitudinal de la viga norte en enero de 2017, lo que indica que la estructura ya se encontraba en una condición comprometida antes del terremoto de Puebla de 2017 y no como consecuencia del terremoto”, indica el resumen ejecutivo de DNV.

En este informe, la empresa noruega consideró que el colapso de las vigas norte y sur ocurrió por la falta de pernos que unieran correctamente las vigas de concreto y de acero, por lo que ambas estructuras funcionaron por separado.

Al estar de manera independiente, las dos vigas experimentaron condiciones de carga para las que no estaban diseñadas. Como consecuencia, indica el reporte ejecutivo, se generaron grietas de fatiga que redujeron aún más la capacidad de la estructura para soportar la carga.

Esto, a su vez, generó una curvatura en el centro de las vigas norte y sur, lo que se conoce como pandeo, hasta que ocurrió el colapso de la estructura.

“Se observaron prácticas de soldadura deficientes, específicamente las relacionadas con el uso de barras de acero como material de relleno de la soldadura”, fue otra de las conclusiones que expuso la empresa DNV.

También se detectaron pernos deficientes, faltantes y mal colocados, lo que contribuyó a que la estructura no tuviera el funcionamiento óptimo.

Eckhard Hinrichsen, director de la empresa DNV, entregó desde ayer el segundo informe, con más de 180 páginas, a la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México, sin embargo hoy se realizó la entrega protocolaria a Myriam Urzúa Venegas, titular de esta dependencia. La funcionaria dijo que el documento estará disponible en el sitio de transparencia creado por el gobierno capitalino para la Línea 12.

El viernes pasado se cumplieron cuatro meses del colapso en una de las estructuras del tramo elevado de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México. La caída de una columna ubicada entre las estaciones Olivos y Tezonco ha dejado un saldo de 26 personas muertas y 80 heridas y, hasta el momento, no se han deslindado responsabilidades por el colapso.

Para conocer las causas del accidente, el gobierno de la Ciudad de México contrató a la empresa noruega Det Norske Veritas (DNV), especializada en control de calidad y gestión de riesgos. La empresa se comprometió a entregar tres informes sobre los motivos del colapso. El primero se publicó en junio e indicó de manera preliminar que hubo fallas en la construcción como irregularidades en las soldaduras de pernos, cimentación y falta de fusión en la unión de trabes.

Por su parte, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) abrió un expediente sobre el colapso de la Línea 12 del Metro que consta de 13 mil 327 carpetas de investigación, incluidos contratos, planos, bitácoras, boletines, correspondencia, memoria fotográfica, entre otros documentos.

En la construcción de la Línea 12 participaron el consorcio integrado por ICA, Carso infraestructura y Construcciones y Alstom Mexicana. El presidente López Obrador afirmó que Carlos Slim, propietario de Grupo Carso, se comprometió a pagar la reconstrucción del tramo colapsado.

Nota de origen: https://latinus.us/2021/09/07/vigas-linea-12-fallas-antes-sismo-2017-no-detectables-vista-revela-dictamen-dnv/