Enrique Balbuena.

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca.- Un muerto y dos mujeres lesionadas por proyectil de arma de fuego, dejó como saldo la fiesta patronal en honor a San Miguel Arcángel, que se realizó en la población de Río Metates, correspondiente al municipio de Santiago Juxtlahuaca.

El ataque armado ocurrió alrededor de las 02:00 horas, sobre la avenida Lázaro Cárdenas, en la jurisdicción de la comunidad de Río Metates.

De acuerdo con las primeras investigaciones, las víctimas fueron atacadas con proyectiles de arma de fuego, al estar frente a su domicilio y a bordo de una camioneta de color blanco, marca Nissan, tipo Estaquitas, NP300, de doble cabina y sin placas de circulación.

Apenas habían llegado del baile que se realizó en dicha población, y pretendían descender de la camioneta, cuando les dispararon, al parecer por hombres que viajaban en otro vehículo.

Resultó con una herida en el glúteo derecho una mujer de 42 años de edad, quien se identificó como Margarita G.S., y con lesiones superficiales Esmeralda S. B., de 21 años.

En tanto, la otra persona que viajaba en dicha unidad de motor, que fue identificado como Felipe G. M. de 45 años de edad, fue trasladado en otra camioneta al área de Urgencias del Hospital General 30 Camas de Putla.

Antes de llegar a ese nosocomio, el hombre falleció a consecuencia de las heridas por proyectil de arma de fuego, por ello, informaron de lo ocurrido al personal de las agencias del Ministerio Público y Estatal de Investigaciones de Putla.

Fue alrededor de las 05:00 horas, que al área de Urgencias llegó un grupo de interdisciplinario a realizar el levantamiento del cadáver, que se encontraba al interior de una camioneta de color verde, marca Nissan, tipo Titán.

Ahí se encontraba Daniel G. G., quien reveló que la persona sin vida era su padre y que era originario de la población Río Metate, Santiago Juxtlahuaca.

Agregó que Margarita es su mamá y Esmeralda su esposa, mismas que ya habían sido dadas de alta del hospital.

Al finalizar las diligencias, el cuerpo sin vida fue trasladado al anfiteatro municipal de Putla, para la práctica de la necrocirugía, quedando pendiente el resultado.