Luis Carrasco.

El ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, está próximo a ser expulsado de manera oficial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), luego que fuera acusado de “atentar contra la filosofía, así como ciudadanos y militantes del partido”.

Incluso, se tuvo conocimiento que el ex mandatario se dio por enterado de este proceso de expulsión, por su presunta responsabilidad en el uso de grupos paramilitares, y así atentar contra ciudadanos y militantes, casos de tortura, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y enriquecimiento inexplicable.

También, pesan sobre Ulises Ruiz acusaciones por parte de la Comisión de la Verdad de Oaxaca, por los hechos ocurridos en 2016; y violaciones al artículo 148 del Código de Justicia Partidaria, que lo señalaba de crear actos violentos en los conflictos sociales y políticos contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que se extendió hasta 2007.

En los casi seis meses de movilizaciones en Oaxaca, se reportaron 30 ejecuciones extrajudiciales, 311 detenciones arbitrarias, 381 lesionados, 248 casos de tortura y la desaparición forzada de dos personas.

Las acusaciones contra Ruiz también acreditaban el uso de violencia el 29 de junio de este 2021, por parte de grupos de choque contra militantes y privación ilegal de la libertad de trabajadores, que estuvieron retenidos en las instalaciones del PRI durante varias horas.

Esto, provocó que Alejandro Moreno Cárdenas, dirigente nacional del PRI, pidiera a la Comisión Nacional de Justicia del partido, la expulsión de Ulises Ruiz; “me da muchísimo gusto que este rufián ya no sea integrante de nuestro partido”, fue lo que comentó al respecto en Twitter, el presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Querétaro, Paul Ospital.

Fuente original de fotografía: Cuartoscuro.