salud

 

Proceso. El secretario de Salud de esta entidad, Germán Tenorio Vasconcelos, descartó hoy dejar el cargo luego de que otra mujer tuvo que parir en la banqueta al negarla la atención médica en una de las clínicas del sector.

Es más, aseguró que las comisiones Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y de Arbitraje Médico (Conamed) concluyeron que no ha habido negligencia médica de su sector en los cuatro últimos partos fortuitos que se han registrado en la vía pública en lugar de los quirófanos.

“No hubo negligencia médica ni en Jalapa de Díaz, ni en San Antonio de la Cal, ni en Huajuapan de León (…) lo que hubo, aquí, fue un descuido tanto del personal de salud como de la familia y quizás impericia”, puntualizó.

Tenorio Vasconcelos añadió que “en ningún renglón ni párrafo del documento entregado por esas instituciones se habla de negligencia”.

De lo que se habla es, aclaró, del incumplimiento de algunas normas, como pueden ser que la cisterna no tenían un lavado y cloración como normalmente deben hacerse, que algunos de los medicamentos que encontraron adentro en su revisión exhaustiva ya no deberían estar en los estantes porque tenían caducidad y no se retiraron”.

Asimismo, dijo que la Cofepris estableció una multa de 552 mil 420 pesos hasta en tanto no se hagan los correctivos a los centros de salud de Jalapa de Díaz y San Antonio de la Cal y si no se hace, entonces, la multa puede aplicarse a través de Hacienda y el pago de impuestos, pero confía en que serán condonadas.

El polémico servidor público que hasta ahora ha contado con el respaldo del gobernador Gabino Cué, comentó también que si las instituciones federales hubieran encontrado dolo, discriminación y violación a los derechos humanos cargaría con una multa, sino con una denuncia penal por poner en riesgo la vida de las pacientes.

Aclaró que las multas que le impuso la Cofepris “no es porque haya existido dolo, discriminación o violación de derechos humanos, sino porque se incumplió con algunas normas”.

“Nuestro empeño es que no sean las banquetas las salas de parto en nuestro estado. No se va tolerar ni solapar que alguien cometa estos actos de partos fortuitos porque nos echa a perder el trabajo de todos”.

–Secretario ¿no ha pasado su mente la renuncia?, se le preguntó.

El funcionario respondió de botepronto: “No, porque un Secretario de Salud no es la persona que se dedica al nacimiento de los niños, un secretario de salud tiene que ver con lo que están manejando en los medios, enfermedades infecciosas, condiciones sanitarias del agua, regulación en el expendio de alimentos, sin mencionar que tenemos que cargar con el trabajo de enfermedades crónicas, el funcionamiento de hospitales”.

Abundó:
“Los casos de partos fortuitos no son cosas que debe suceder pero por descuido, los casos de Oaxaca son más sonados cuando, en el corazón de la patria, en el Metro Chapultepec nació un niño, así es el evento obstétrico. Eso también podría ser casusa para que el secretario del Distrito Federal o el de Puebla renunciaran”.

En los últimos tres meses se han registrado cuatro casos de partos en la vía pública, fuera de los hospitales. El primer caso ocurrió el 3 de octubre de 2013: Irma López, una mujer de origen mazateca, parió en el patio trasero de la clínica rural del municipio indígena de Jalapa de Díaz.

Días después, el 25 de octubre, Cinthia tuvo a su bebé en el baño de la posada del Centro de Salud del municipio de San Jacinto Amilpas.

El pasado 5 de noviembre Alma Ruth Mendoza Martínez parió en la calle, en las inmediaciones de la clínica del municipio de San Antonio de la Cal.

Y hace unos días Nancy parió en la entrada de la consulta externa del Hospital de Huajuapan.