Carmen Martínez.

José Antonio Hernández Fraguas es un político que ha sabido destacar en la historia de Oaxaca, especialmente de la capital del estado, ya que ha sido su Presidente Municipal en dos ocasiones, la primera de 2007 a 2010 y la segunda de 2017 a 2018.

También ha fungido diversos cargos públicos en el estado, y a nivel nacional en las filas de su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), por lo que la política ha formado parte de su vida a lo largo de casi 40 años.

Por eso, Hernández Fraguas considera que, en la política, los asuntos y enfrentamientos personales no entran, aunque sí reconoce que en algunas ocasiones se ha ‘enganchado’ en situaciones, pero “cuando me di cuenta que me estaba afectando, decidí darle vuelta a la página, y por eso no tengo ninguna aspereza que limar”.

Como pocos hoy en día, el priista cuenta con una trayectoria dentro de la política nacional donde no tiene un historial sospechoso, que en todas sus funciones ha dejado las cosas claras, y así lo reconoció él mismo en entrevista exclusiva con Acierta Oaxaca.

“Estoy en un momento importante de mi vida, me considero un conocedor de la política nacional, tengo la cara limpia, tengo mis resultados de todas las auditorías, nunca he estado involucrado en escándalos públicos, tengo un comportamiento que me permite presentarme como un político de verdad, miro a la gente de frente y tengo una trayectoria que respalda lo que digo”.

Por eso, cuando el PRI le presentó la propuesta de candidatear la diputación federal por el Distrito 8 de Oaxaca, no dudó en presentar su documentación, la cual la decidirá su partido junto a Acción Nacional (PAN) y el de la Revolución Democrática (PRD), ya que los tres irán en alianza, la cual Hernández Fraguas la catalogó como algo que “antes parecía imposible”.

Sabiendo que en estos tiempos de pandemia las campañas tendrán que realizarse de forma diferente, José Antonio Hernández Fraguas tiene claro que su poder de convencimiento debe estar enfocado en la atención a los riesgos, mostrando su capacidad, experiencia, “con un buen debate, perder el miedo para poder decir las cosas, tener argumentos para poder descalificar en caso de que algo esté atentando contra las libertades”.

La ciudadanía, señaló Hernández Fraguas, “se hartó de las formas y de las prácticas de la política de confrontación, y sobre todo se hartó de que se prometieran demasiadas cosas, que hacían planteamientos que finalmente no eran posibles alcanzar”, por eso, considera que los partidos políticos hoy en día deben cambiar su ruta y ver si en verdad tienen una propuesta atractiva para la ciudadanía, quien es la que al final tiene la última decisión.