El “peje niño dios”, arrullado durante una pastorela gay por el padre Alejandro Solalinde y Martí Batres, líder de la Cámara de Senadores, ya empieza a causar protestas entre la comunidad católica, debido a que la consideran una figura “sacrílega” y  una “ofensa a la fe” del pueblo mexicano.

El pasado martes 18, durante la representación de la pastorela “Doña Diabla y sus Pastores”, organizada en la Zona Rosa por la comunidad lésbico-gay, Solalinde y Batres presentaron sonrientes al “peje niño dios”, al que luego arrullaron entre sus brazos.

Dicha figura traía una peluca blanca cubriéndole la cabeza, imitando así la cabellera cana del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Acto sacrílego y blasfemo

El día de hoy, en su portal de internet, el Centro Católico Multimedial (CCM) publicó un artículo donde califica como un “acto sacrílego y blasfemo” dicha representación navideña, indicando que los “católicos de a pie reprueban el uso espurio” de la imagen del Niño Jesús.

Titulado “polémica por la imagen del Niño Jesús a lo AMLO” y escrito por el analista Guillermo Gazanini, el artículo agrega que “un sonriente padre Solalinde avala complaciente la sátira religiosa del recién nacido de cabeza blanca”.

Con este “niño yisús AMLO”, prosigue el artículo, se hace “burla de una de las más queridas formas de piedad popular del pueblo de México”.

Y concluye señalando que “la ofensa tiene profundo impacto y más aún en los tiempos donde hay esta curiosa forma de explotación de fanatismo AMLO”.

Por su lado, el sacerdote Hugo Valdemar, exvocero de la arquidiócesis de México, indica que al presentarse al Niño Dios con la “imagen de un político, los católicos no pueden menos que condenar esta burla a su fe y pedir una retractación pública de sus autores”.

Indica que “la llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador está asociada con una especie de mesianismo que lo ve como el salvador”, pero ya es una “mofa sacrílega” el presentar al tabasqueño como el Niño Jesús.

Proceso.