Jennifer Schlecht, de 42 años, ha muerto en manos de Yonathan Tedla, su marido: él le ha cortado la cabeza y ha degollado a la hija de los dos, de sólo 5 años. Al finalizar se suicidó.

Los hechos han pasado el miércoles por la noche, en el distrito de Harlem (Nueva York). La mujer se quería separar de su marido, que la maltrataba regularmente.

Dos asesinatos y un suicidio

El apartamento donde vivía la familia ha sido el escenario de este horrible crimen. Cuando los agentes han entrado, han encontrado a la mujer decapitada en el baño, con su cabeza en el regazo.

Su hija pequeña, de sólo cinco años, también ha sido víctima de asesinato, su padre la ha degollado en su habitación.

La policía encontró al culpable y asesino ahorcado en su dormitorio.

Ella tenía miedo

Jennifer Schlecht habló con su padre el domingo pasado. Le dijo que quería dejar a su marido, pero su voz temblaba mientras hablaba: temía por su seguridad y la de su hija.

Tedla amenazaba diariamente a su mujer, “Le dijo que le arruinaría la vida, o se los llevaría a todos por delante”, ha asegurado Kenneth Schlecht al The New York Times.

“Ella no sabía si continuaría con las amenazas”, explica, destrozado.

La mujer se quería divorciar, pero todavía vivía con Tedla. Mientras él siguiera bajo el techo del apartamento, legalmente ella no podía cambiar la cerradura.

No se sabe cuándo las mató

El hermano de la víctima avisó a los agentes, después de que su hermana no le respondiera a las llamadas de teléfono. No se esperaba este terrible desenlace.

Este jueves por la mañana los vecinos han visto cómo las autoridades bajaban las escaleras del edificio con bolsas de plástico llenas de pruebas del terrible asesinato.

El desconsuelo es general entre todos los que conocían a la familia. Aseguran que parecía una familia feliz. No sabían nada del infierno que se vivía entre las paredes de la casa.