Soy un epidemiólogo.

A diferencia de los médicos y veterinarios, que generalmente se centran en tratar a un paciente a la vez, los epidemiólogos se centran en grandes grupos de personas o animales. Tratamos de prevenir la propagación de enfermedades.

Eso significa que estudio y enseño a los estudiantes cómo mantener saludables a las comunidades de personas y grupos de animales.

Los epidemiólogos necesitan saber mucho sobre salud y enfermedades. También necesitan que les gusten las matemáticas y trabajar con números. No todos somos médicos o veterinarios.

¿Alguna vez has visto un gran laberinto de dominó? Cuando un dominó es derribado, derriba a otro y a otro. Finalmente, todas o la mayoría de las fichas de dominó han sido derribadas. Ahora imagine que cada dominó representa a una persona sana. Un dominó caído es alguien que está enfermo.

Los epidemiólogos tienen la difícil tarea de descubrir cómo se pueden reorganizar ligeramente las fichas de dominó para evitar que se caigan la mayor cantidad posible.

Tratamos de descubrir qué dominó cayó primero, creando el problema, y ​​también cómo detener la cascada de enfermedades resultante.

Otra forma de entender lo que hace la gente como yo para ganarse la vida es ver a epidemiólogos como detectives que intentan juntar partes de una historia para contar una historia completa.

Esto incluye tratar de entender por qué algunas personas contraen una enfermedad en particular y otras no. Sin embargo, los epidemiólogos también se involucran cuando una enfermedad comienza a afectar a un gran número de personas.

Cuando esto sucede, se le pude llamar epidemia. O, si la enfermedad afecta a todo el mundo, como es el caso hoy con COVID-19, lo llamamos una pandemia.

Cuando ocurren esos eventos, los epidemiólogos estudian cómo la enfermedad se está propagando entre las personas y qué síntomas está causando. El objetivo final es descubrir cómo evitar que la enfermedad afecte a más personas. Las personas como yo también intentan predecir cuántas personas se verán afectadas y cuándo. Esto ayuda a los médicos, enfermeras y hospitales a saber que necesitan prepararse para atender a esas personas enfermas.

Además de estudiar enfermedades infecciosas, hacemos muchas cosas, como analizar enfermedades que se pueden contraer de otra persona, como el sarampión y la gripe. Los epidemiólogos ayudaron a descubrir cosas como el hecho de que fumar causa cáncer y que la contaminación del aire empeora el asma.

Por supuesto, muchos médicos pueden haber notado de forma independiente que varios de sus pacientes que fuman contraen cáncer. Pero los expertos tuvieron que mirar cientos o incluso miles de registros para demostrar que fumar era la causa.

Los epidemiólogos trabajan en cualquier tipo de rompecabezas en el que una enfermedad está afectando a un gran número de personas, ya sea la gripe, COVID-19 o cáncer de pulmón.

Por Jared D. Taylor de la Universidad Estatal de Oklahoma, para The Conversation.

AP POR THE CONVERSATION*

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

Foto: Simone D. McCourtie / Banco Mundial