Brasil tiene 44,000 soldados apostados en la norteña región amazónica que están disponibles para luchar contra los incendios forestales y podría enviar más desde otros lugares del país, dijo este sábado el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas.

En una conferencia a medios, el jefe del Estado Mayor Conjunto, Raul Botelho, y funcionarios de alto rango del gobierno no detallaron cuántos soldados participarían y entregaron pocos detalles operativos sobre cómo serían utilizados y dónde.

El presidente brasileño Jair Bolsonaro autorizó el apoyo militar para combatir la cifra récord de incendios que actualmente consumen la Amazonia en respuesta a las críticas internacionales en demanda por una mayor protección a la selva tropical más grande del mundo.

Bajo las leyes brasileñas, sin embargo, los estados deben solicitar ayuda para que los soldados sean desplegados.

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, dijo que cuatro de nueve estado brasileños en la Amazonia han pedido ayuda: Pará, Rondônia, Roraima y Tocantíns. Los estados de Mato Grosso y Acre están preparando tales solicitudes.

El sábado, menos de 50 personas serán enviadas desde Brasilia a Porto Velho, en el estado de Rondônia, para apoyar las operaciones. La cifra incluye a 30 bomberos y 18 especialistas en comunicaciones, dijo Botelho en una presentación.

Con información de Reuters, Notimez y AFP.