Para estas fechas, muchas personas ya se preparan para sentirse y lucir mejor durante las vacaciones de verano, fijándose objetivos como hacer más ejercicio y bajar de peso.

Por eso, Ana María González, Nutrióloga certificada por el Colegio Mexicano de Nutriólogas, te comparte algunos prácticos consejos para que logres adoptar un estilo de vida más saludable y, al mismo tiempo, consigas perder un poco de peso antes del verano.

  • Establece pequeñas metas. Por ejemplo, si quieres bajar 10 kilos, comienza con el objetivo de bajar dos. Una vez que hayas alcanzado esta primera meta, establece un nuevo reto. Si tus horarios son complicados, busca alguna clase o ejercicio que se acople a tus actividades semanales. O bien, descarga alguna aplicación que te ayude a establecer rutinas que puedas realizar en casa.
  • Revisa tu refrigerador y tu alacena. ¿Los alimentos que tienes son parte del plan? Pon hasta adelante aquellos que son bajos en grasa, azúcar y calorías, ya que, si son los primeros que ves, será más fácil elegirlos. También ten siempre en el refrigerador tus frutas y verduras ya picadas o incluso congeladas.
  • Haz cambios inteligentes. Muchas de las calorías que llegan a nuestro cuerpo las consumimos sin saberlo, debido a los ingredientes que se utilizaron al cocinar nuestros platillos. Una excelente opción es sustituir algunos ingredientes para hacer las recetas bajas en calorías, como el aceite de canola por el aceite de coco o aguacate; los lácteos por sus versiones descremadas o bajas en grasa y los endulzantes tradicionales por sustitutos de azúcar como estevia o sucralosa.
  • Muévete un poco más. En este plan no puede faltar el ejercicio, ya que es la otra parte de la balanza en el equilibrio entre lo que comemos y lo que gastamos. Realizar 30 minutos de ejercicio al día te ayudará también a mejorar tu estado de ánimo y tener más energía. Busca algo que te guste y asesórate adecuadamente.
  • Mantén tu cuerpo hidratado y tu mente ocupada.  En ocasiones, la sed y el ocio pueden hacernos comer sin realmente tener hambre. Ten siempre a la mano una botella de agua. Si optas por bebidas preparadas, escoge las que no contienen azúcar o son bajas en calorías. Haz conciencia de tus señales de hambre y saciedad. Los antojos son pasajeros. Si logras distraerte durante 15 minutos es muy probable que lo olvides.
  • Piensa a largo plazo. No hay nada peor que alcanzar nuestra meta para vernos bien durante una semana o un par de meses.  Aprovecha esta motivación haciendo cambios con los que puedas vivir a largo plazo. De esta forma, podrás disfrutar de los resultados de forma permanente.

Con estos sencillos consejos, recibirás el verano sintiéndote mucho mejor física y emocionalmente. ¡No hay pretextos!