Redacción.

Un niña que cursaba la primaria, decidió terminar con su vida en su domicilio de Tlacolula de Matamoros, población ubicada a 30 kilómetros de la capital del estado.

El drama para su padres, ocurrió la noche del pasado martes, cuando el matrimonio llegó a su domicilio ubicado en la calle Victoria esquina con León Bello.

Al llegar a las escaleras que dan a la segunda planta, descubrieron la escalofriante escena al observar que su hija Carolina pendía del barandal con un mecate al cuello.

Su primer instinto fue rescatarla para auxiliarla, por lo que solicitaron apoyo de paramédicos de la Cruz Roja, pero éstos confirmaron que la menor ya había fallecido, incluso el cuerpo ya presentaba rigidez cadavérica.

Desconsolados, se lamentaron que durante la mañana le habían llamado la atención por hacer sus travesuras, pero nunca se imaginaron que eso la orillaría a quitarse la vida.

Ahora, la investigación está a cargo de la Fiscalía General del Estado.