Luis Carrasco.

Trabajadores del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en Oaxaca, calificados como personas vulnerables, denunciaron ser acosados laboralmente por parte de la institución, mediante una manifestación pacífica realizada esta mañana.

Se trata de médicos, enfermeras y personal de apoyo que estuvieron en resguardo domiciliario a raíz de la pandemia del Covid-19, esto debido a que forman parte de grupos de alto riesgo de contagio.

Sin embargo, ahora el director del Hospital Regional Presidente Juárez del ISSSTE, a través del Comité de Des-Reconversión, los está obligando a pedir licencias de trabajo sin goce de sueldo, a iniciar sus trámites de jubilación o a regresar a sus labores, todo bajo amenazas de descontarles su salario o cancelarles sus bases que consiguieron con años de preparación.

El personal tiene miedo de regresar a trabajar a dicho nosocomio, debido a que el director y presidente de dicho Comité, el doctor Jesús Gonzalo López Cruz, los presiona.

Además, el riesgo de contagio es sumamente alto por la vulnerabilidad de estos trabajadores y por la calidad de hospital híbrido en que se opera, es decir, presta servicios médicos generales y servicios a pacientes Covid-19; en consecuencia, el riesgo de llevar el virus a sus hogares y sobre todo de perder la vida es muy alto.

El personal afectado muestra condiciones de salud como hipertensión arterial, asma, diabetes mellitus, embarazo de tercer trimestre, lupus, entre otros; y pese a que han presentado solicitud y documentación comprobatoria al ISSSTE para demostrar su situación de vulnerabilidad, los están obligando a regresar a sus actividades, aun cuando entre ellos existen trabajadores de más de 60 años.

Por tal motivo, enfatizaron que, al formar parte de grupos vulnerables, deben mantenerse en resguardo hasta que el semáforo epidemiológico se encuentre en color verde y existan las condiciones necesarias para que regresen a sus puestos de trabajo sin poner en riesgo su salud.

Esta medida, inclusive se aplica en los sectores vulnerables de dependencias estatales y federales, tales como la Secretaría de Salud (Ssa), la de Educación Pública (SEP), o los trabajadores de base del Estado, quienes se encuentran en resguardo domiciliario por ser personal de alto riesgo de contagio, por lo que exigen tener el mismo derecho.