Es probable que la pandemia del nuevo coronavirus dure hasta dos años y no se controlará hasta que aproximadamente dos tercios de la población mundial sea inmune, dijo un grupo de expertos en un informe .

Debido a su capacidad de propagarse desde personas que no parecen estar enfermas, el virus puede ser más difícil de controlar que la influenza, la causa de la mayoría de las pandemias en la historia reciente, según el informe del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas en La Universidad de Minnesota. De acuerdo con el informe, los niveles de infección en las personas pueden ser mayores antes de que aparezcan los síntomas.

Después de que miles de millones de personas en todo el mundo se fueran a confinamiento para minimizar su propagación a través de los países, algunos Gobiernos ahora permiten con cautela la reapertura de empresas y lugares públicos. Sin embargo, es probable que la pandemia continúe en olas que podrían durar más allá de 2022, dijeron los autores.

“Los mensajes de comunicación de riesgos de los funcionarios del Gobierno deberían incorporar el concepto de que esta pandemia no terminará pronto”, dijeron, “y que las personas deben estar preparadas para posibles resurgimientos periódicos de la enfermedad en los próximos dos años”.

Los desarrolladores se apresuran a fabricar vacunas que pueden estar disponibles en pequeñas cantidades tan pronto como sea posible este año. Si bien grandes cantidades de vacuna contra la pandemia de gripe 2009-2010 no estuvieron disponibles hasta después de que el brote alcanzó su punto máximo en Estados Unidos, un estudio ha estimado que las vacunas previnieron hasta 1.5 millones de casos y 500 muertes solo en ese país, según el informe dijo.

El informe fue escrito por el director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas (CIDRAP, por sus siglas en inglés), Michael Osterholm; y el director médico Kristen Moore, el historiador de salud pública de la Universidad de Tulane, John Barry; y Marc Lipsitch, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública de Harvard.