Constanza Ríos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador denunció a la marca de ropa Carolina Herrera de plagio, luego de que dicha empresa lanzó una nueva colección titulada “Resort 2020”.

En dicha colección, destacan prendas de ropa con estampados con una gran similitud a los bordados oaxaqueños y de otros estados del país, por lo que el presidente de México exigió a Carolina Herrera, así como al director creativo de la marca, Wes Gordon, a explicar el motivo que los orilló a utilizar los bordados que representan la cultura textil nacional.

Alejandra Frausto, abogada y titular de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, fue la encargada de emitir una carta para solicitar respuesta a la marca de moda, y señaló que esta medida “se trata de un principio de consideración ética que nos obliga a hacer un llamado de atención”.

Carolina Herrera no ha sido la única marca de moda en utilizar diseños oaxaqueños en sus colecciones; en años anteriores, Isabel Marant fue señalada por artesanas oaxaqueñas de robar sus bordados, mismo caso que ocurrió posteriormente con la marca Zara.

Ante todos estos casos, el Gobierno de México anunció en mayo la presentación de una iniciativa de ley ante el Senado “para resolver el problema del plagio que han sufrido diversos pueblos y comunidades indígenas, se acordó reconocerles como titulares del derecho que genere el uso y aprovechamiento de sus elementos culturales e identitarios”.