Carmen Martínez.

El pasado tres de octubre fue vista por última vez una adolescente identificada como Karina Ziszhan Qiu Zhong en San Juan Bautista Tuxtepec, por lo que sus padres pidieron la ayuda de las autoridades para dar con su paradero. Sin embargo, el día de hoy la historia dio un giro de 180 grados.

Y es que el día de ayer, la propia joven utilizó sus redes sociales para aclarar que no estaba desaparecida, ni había sido secuestrada como querían hacer creer sus padres; incluso, aseguró que “no entiendo porque me quieren de vuelta” cuando lo que ha recibido por parte de sus progenitores solo han sido abusos y violencia verbal.

De acuerdo con lo relatado por la joven de 15 años -no de 13 como dice su ficha de búsqueda-, decidio irse de su casa “por los malos tratos de mis padres y su rechazo. Constantemente me recordaban que no me querían en la casa que solo les estorbaba, me hacían trabajar y hacerme cargo del negocio junto con mi hermana que solo es un año mayor que yo”.

“El constante maltrato psicológico y verbal que me hacían me provocó tenerles miedo. Muchas veces mi madre me dijo que me hubiera abortado que estaría mejor sin mí, nunca me prestaron atención y ahora que me fui de casa solamente les pido que me dejen tranquila”, continuó Karina con su relato, además de explicar que les había dejado una carta a sus padres en chino, ya que “no entienden el español, escribí en un grupo de la escuela lo que pasa realmente y me bloquearon”.

Por tal motivo, la adolescente pidió a sus padres que dejaran a un lado su búsqueda, ya que no tenía intención de volver a su casa, además de asegurar que la decisión que tomó, de acuerdo a la nota que dejó a sus progenitores, otra de las razones por las que decidió irse fue porque le gustan las mujeres, hecho que no aprobaban en su hogar.