Carmen Martínez.

El movimiento por el ocho de marzo se vuelve una oportunidad para las mujeres de alzar la voz en contra de la violencia hacia el género, en donde distintos órganos feministas se organizan para marchar, protestar, y más.

Sin embargo, este día también lo provechan distintas empresas como una estrategia de mercadotecnia para lanzar productos nuevos, volverse tendencia al apoyar al género femenino, y con ello hacer que su marca se vuelva popular dentro de las feministas.

Incluso, en las redes sociales es común ver que distintos usuarios utilizan el color morado en sus fotos de perfiles, color que ha sido adjudicado para la lucha feminista en contra de la violencia de género; en Facebook también es común ver que se lancen marcos para adornar la foto de perfil de sus usuarios, con leyendas a favor del 8M.

La empresa mexicana de calzado deportivo Panam, lanzó hace unos días una campaña que buscaba mostrar su apoyo a las mujeres este ocho de marzo; su intención era presentar unos modelos de tenis acompañados de frases alusivas al movimiento feminista alrededor del mundo, tales como ‘el violador eres tú’, ‘no estás sola’ y ‘ni una más’.

Sin embargo, la empresa recibió duras críticas por parte de las propias feministas, quienes señalaron que “es como si Panam viniera a darnos permiso de estar enojadas, pero al mismo tiempo nos pide que lo superemos porque somos mejores, algo así como el pobre es pobre porque quiere”.

Luego de recibir esas críticas, Panam decidió bajar de sus redes sociales tal campaña, siendo señal de que a veces, el utilizar una fecha de trascendencia social para convertirla en una estrategia de mercadotecnia, no es una buena idea.

Casos de mercadotecnia para el 8M hay muchos, y de los más comunes son líneas de ropa, en donde grandes o pequeñas marcas sacan playeras, sudaderas, paliacates o demás indumentaria, impresa con frases del movimiento feminista, con la intención de mostrar su supuesto apoyo a las mujeres, cuando en realidad lo único que les interesa es vender.

Y aunque algunas de estas ventas son destinadas a organizaciones que trabajan en defensa de los derechos de las mujeres, esta iniciativa representa un porcentaje mínimo dentro de toda la industria de la moda, por lo que, en su gran mayoría, el movimiento 8M se queda en un día más para poder vender.

Fuente original de fotografía: @la_mandanga.