• Eduardo Medina Mora ya no será Ministro ni figura pública, pero eso no lo exime de explicar al pueblo de México las razones graves que lo han llevado a presentar su renuncia.

El senador Salomón Jara Cruz rechazó categóricamente que detrás de la renuncia de Eduardo Medina Mora como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) haya una conjura orquestada desde el gobierno federal en contra de la autonomía e independencia del Poder Judicial.

En tribuna, apuntó que los panistas y priistas que hoy se desgarran las vestiduras acusando presiones contra quien hasta hace unas horas todavía era Ministro de la SCJN, fueron quienes aprobaron contra viento y marea la designación de un personaje tan oscuro.

“El señor Medina Mora presentó su renuncia y efectivamente tenía la obligación de dar a conocer la causa, pero se negó a ello, y no pude decirse que sea una persona que no conozca las leyes, ha pasado por todas las instituciones del Estado mexicano, y conoce absolutamente cómo y de qué manera son nuestras leyes y nuestra Constitución”, refutó el legislador oaxaqueño.

El Senado de la República debe aprobar la renuncia, explicó Jara Cruz, porque la designación de Medina Mora se debió al Pacto Por México, lo que representó un verdadero un golpe a la autonomía y a la legitimidad del máximo tribunal, “además representar un vergonzoso pacto de impunidad con uno de los personajes más oscuros de la vida pública del país en las últimas décadas y eso lo saben todos”, añadió.

Dijo que la renuncia de Eduardo Medina Mora no es suficiente. las investigaciones nacionales e internacionales que se encuentran abiertas deben seguir su curso y llegar hasta las últimas consecuencias, tanto las relativas a diversas transacciones financieras, como las relacionadas con eventuales actos jurisdiccionales realizados para favorecer a amigos.

“Con la renuncia de Medina Mora, además de corregirse uno de los grandes errores históricos en la historia de nuestro máximo tribunal, se abre una nueva oportunidad para que la SCJN tome un nuevo aire, siga dando pasos para recuperar su credibilidad y continúe con su proceso de reforma interna.”, expresó el morenista.

Afirmó que para las y los senadores de Morena, el nuevo proceso de nombramiento que habrán de emprender para cubrir la vacante existente, tomarán en cuenta dos principios fundamentales: capacidad y honestidad, y no cuates y amigos.

Expresó que otorgarán su apoyo al perfil más adecuado para que la Suprema Corte pueda ejercer a cabalidad sus facultades constitucionales. Que no quede duda… no somos iguales”, remató.