Luego de que el pasado fin de semana un niño de 13 años de edad perdió la vida tras un accidente en las instalaciones del parque temático Xenses, el padre del niño, el doctor Miguel Ángel Luna Calvo, relató que tanto él como su hijo fueron “succionados” por el limpiador de basura de medio metro de diámetro que los llevó a una caverna; la fuerza de la succión provocó el desprendimiento de una de las piernas del niño y aun con su experiencia y pericia no logró salvarlo, pues ni el parque ni la ambulancia que llegó contaba con lo mínimo indispensable para ello.

Elizabeth Lugo, de Grupo Xcaret lamentó el deceso del niño, expresó sus condolencias, y reconoció que un error humano ocasionó la falla que provocó el accidente. Asegura que se han atendido las necesidades de la familia y que en conjunto con su departamento de Ingeniería y Mantenimiento Avanzado ya analiza alternativas para que esto nunca vuelva a suceder.

Óscar Montes de Oca, fiscal de Quintana Roo, dijo que no se podía entregar el cuerpo porque el padre de Leonardo no quiso que se le hiciera la necropsia al menor y por eso se le condicionó que le diera el perdón al parque.