Carmen Martínez.

El que ocupa la dirigencia estatal del Partido Unidad Popular (PUP), Uriel Díaz Caballero, tiene los ojos puestos en la nómina de San Francisco Telixtlahuaca, por lo que, a modo de presión, decidió cerrar los accesos a dicho municipio, apoyado por muy pocos militantes, ya que el resto está en contra de su actuar desde hace años.

Y es que Díaz Caballero ha estado al frente del PUP por 12 años, y hasta el momento se ha negado a entregar la dirigencia, toda vez que esto significaría su renuncia a privilegios y a seguir cometiendo actos de corrupción a nombre del partido.

Incluso, se ha señalado que el grupo afín al líder del PUP, ha cometido constantemente robos en inmediaciones de la caseta de cobro de Huitzo, lo que provocó que se instalara mayor vigilancia en la zona, impidiendo así sus actos delictivos.

Ahora, acostumbrado a no obedecer órdenes de ninguna autoridad municipal, Uriel Díaz Caballero quiere formar parte de la nómina del Ayuntamiento de San Francisco Telixtlahuaca que actualmente preside Nidia Betzabeth García Pérez, pese a que la población de ese municipio de los Valles Centrales ha mostrado su rechazo hacia el dirigente del PUP.