Jumko Ogata-Aguilar, Amelia Arreguín y Joaquín Yescas Martínez, tres jóvenes que desde sus áreas trabajan por hacer cambios positivos en la sociedad y el medio ambiente, participaron en la mesa Cartas para el futuro: jóvenes y activismo, perteneciente el ciclo Todos los futuros posibles de la 40 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO).
Acompañados por la escritora y comunicadora Gabriela Warkentin, Aguilar-Oagata, escritora afrojaponesa y chicana originaria de Veracruz, habló sobre su trabajo en temas como identidad, racialización y racismo. Relató que durante su adolescencia notó que en la mayoría de lo que leía había ausencia de autoras y autores diversos. “Me interesó escribir y agregar mi perspectiva”, agregó.

“He hecho a través de redes sociales una plataforma en que comparto literatura diversa: mujeres negras, mujeres racializadas, infancias y cómo hablar del racismo y la diversidad a las infancias, porque me he encontrado que si los niños y niñas no se sienten reflejados en las historias que les narran, no van a valorar de la misma manera sus identidades, porque pareciera que no importan”, explicó sobre el valor de que la gente se identifique no sólo en las letras, sino también en el cine, la televisión y los medios de comunicación en general.

Sobre el énfasis de su trabajo en mostrar a niñas y niños el respeto por la diversidad, por el que es distinto, comentó buscar “que se hable de la otredad y la diferencia no como una cuestión que se debe de juzgar sino como algo que contribuye a la diversidad y lo bonito que es de aprender sobre quienes no son como nosotros”.

Arreguín, quien es ecofeminista, trabaja para promover los derechos de las mujeres y las niñas en el sector ambiental, leyó un texto sobre lo que considera un futuro ideal, producto de luchas como las de ella y otras activistas: sociedades en armonía con la naturaleza, el aprecio de la vida sobre la economía o el poder, riqueza se dividida de manera justa y equitativa, sistemas políticos con participación colectiva, entre otras.

Relató que mujeres como las de los distintos pueblos indígenas conservan modos de vida sustentables y amigables con el medio ambiente, muchos de los cuales son la aspiración del mundo ambientalista. En ocasiones se ven estos modelos como algo nuevo, cuando ha sido conservado por siglos por las comunidades y es ahí a donde debería fijarse la mira.

Yescas, zapoteco originario de la Sierra Norte de Oaxaca, se ha enfocado por su parte en garantizar el derecho a la tecnología de las comunidades de aquella región. Además, trabaja temas como la diversidad lingüística, el Software Libre, la cultura libre, la ética hacker y la filosofía comunitaria. Es técnico, locutor, editor y productor en radio y audiovisual.

Su interés por las telecomunicaciones, entre otros, inició al ver que en su comunidad sólo contaban con un teléfono y se dificultaba establecer comunicación. De esta manera ha incursionado en diversos medios. Asimismo, ha desarrollado un software libre para enseñar zapoteco a las y los niños. “Me motiva vivir en ese futuro en que yo hubiera querido nacer y que quiero que otros disfruten y que vamos creando juntas y juntos”.

El futuro, tema central de la 40 FILO, se nutre con las experiencias de jóvenes como las y el participantes, quienes desde hoy, procuran mejores condiciones para quienes habiten el mundo de mañana.

Los pálpitos de la lectura en sus lectoras
Una charla entre escritoras, ahora en su papel de lectoras, se desarrolló en la mesa Los pálpitos de la lectura, la cual se ofreció como parte del 4° Encuentro de Promotores de Lectura de la 40 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO). Alma Delia Murillo, Yásnaya Elena A. Gil y Gabriela Warkentin compartieron con el público su particular acercamiento a la lectura.

Nubia Macías, coordinadora del encuentro, moderó esta mesa. Murillo, al recordar que El barón rampante de Italo Calvino fue un libro decisivo en su formación como lectora, expresó “los libros que recuerdas, los que te llaman a este viaje maravilloso de leer, son los que te emocionan”. Sobre los libros que recomienda o regala para acercar a otros a las letras dijo “voy con libros de poesía bajo el brazo diciéndole a la gente que lean poesía. Es un pálpito, es música, es como el teatro, se tiene que leer en voz alta. No es lo mismo ponerle los ojos encima que pronunciarla, decírtela”.

Yásnaya, autora, lingüista y activista mixe, expuso “crecí comunidad que en ese momento era bastante monolingüe. La parte de las narraciones me entró por parte de la tradición oral. Me gusta mucho leer pero si alguien me viene a platicar algo muy bueno voy a dejar de leer. Esa puerta con la que entré a lo narrativo sigue siendo muy importante, platicar, puedo platicar mucho”.
Relató también que su introducción a la lectura fue complejo, pues se le enseñó a leer y escribir en español cuando era hablante de una lengua indígena, evidenciando así la poca consideración con la diversidad cultural que tiene el sistema educativo. De esta manera, podía leer los textos pero su comprensión lectora fue baja por mucho tiempo. Sobre su labor como escritora apuntó que sus escritos, publicados en varios medios de comunicación, los ve como una extensión de la plática y le sirven para abrir discusión.

Warkentin coincidió al señalar que la narración oral fue el primer acercamiento de todas y todos a la lectura. “He descubierto que soy mucho más oral que de la palabra escrita. La palabra escrita me permite espejearme pero me cuesta trabajo porque le tengo un respeto. Me pone en un lugar que a veces me inmoviliza. La pongo en un lugar donde la venero demasiado”. De eso está hecho la vida de historias, dijo la también comunicadora.

El Encuentro de Promotores de Lectura se desarrolla cada año en el marco de la FILO con la intención de fortalecer la vocación de los mediadores y promotores de la lectura. Asimismo, busca trasmitir que a través del fomento a la literatura se complementa la formación académica y se impulsa un mayor nivel de bienestar.
Maternar en tiempos pandémicos, en la 40 FILO
Cuidar a quien cuida. Maternar en tiempos pandémicos fue la charla ofrecida en el marco de la Bebeteca FILO, programación para familias con niñas y niños de 0 a 5 años. La promotora de lectura Ana Prado y la psicóloga Carla Pérez Martínez hablaron sobre las dificultades que ha supuesto la crianza en medio del confinamiento y las formas en que las mujeres pueden sobrellevar esta situación.
“Mi experiencia como mamá en estos tiempos ha sido una locura. Es un agotamiento físico, mental, emocional muy fuerte. Como mamá estás como una olla de presión que puede estallar en cualquier momento. Es una presión fuerte, pero tiene cosas agradables, que necesitaban que nos detuviéramos en el tiempo”, dijo Prado sobre su propia experiencia al cuidado de su hija durante los meses del encierro.

Al respecto de la nueva necesidad de recurrir a las pantallas y dispositivos electrónicos para el contacto humano de las y los niños, e incluso para su educación, apuntó “si bien ya es inevitable que haya un acercamiento temprano a las pantallas por la situación en que estamos viviendo, hay que cuidar qué llega a ellos y eso siento que por lo menos en mi caso reduce la culpa”.

Pérez Martínez coincidió con la experiencia de Prado, y agregó que “criar niños y bebés y además trabajar es como tener dos trabajos y medio de tiempo completo. ¿Si al final la mamá se entrega a los niños y al trabajo dónde queda ella? Desde el acompañamiento lo que puedo decir es que esta pandemia ha generado ansiedad en las mamás. Mucha ansiedad y mucha culpa. Por ejemplo, darle la pantalla o el celular a las y los niños para entretenerse cuando originalmente no lo querían hacer desde pequeños”.

“Esta presión de buscarles actividades, la presión de ser la madre perfecta, pero no se habla de la otra parte, dónde queda mamá como persona, como mujer, que ya no tiene derecho a divertirse, a viajar. Si de por sí los lugares para maternar se reducen en el espacio público con la pandemia se reducen aún más” continuó la especialista.

Desde su experiencia al acompañar a madres en este proceso, la psicóloga recomendó “necesitamos buscar actividades, herramientas, pero también como mujeres espacios de tranquilidad física o mental porque la crianza es muy exigente, y no eres mala madre por buscar estos espacios”. Se dio pie a una ronda de preguntas y respuestas donde las madres espectadoras pudieron hacer sus comentarios o buscar los consejos de las ponentes. La charla completa se puede consultar en el Facebook de la 40 FILO @FILOaxaca

La Bebeteca FILO consta de actividades, espectáculos y talleres conforman la oferta de esta área donde al aprendizaje, la diversión y el afecto son las herramientas para acercar a las y los menores a la lectura.