Valentina Torres.

Ante el inicio de la campaña de la Presidencia de Joe Biden en el vecino país de Estado Unidos de América, Martín Vásquez Villanueva señaló que en esta ocasión al enorme cúmulo de tareas que usualmente reciben a un Presidente se le suma el reto mayúsculo de contender con la pandemia de COVID-19.

Apuntó que Estados Unidos es el país más afectado del mundo, con poco más de 24 millones de casos acumulados al día de hoy —una cuarta parte de todos los casos a nivel global—, 400 mil fallecimientos y poco más de 22 mil nuevos casos diarios, lo anterior, de acuerdo a los observadores y expertos producto de una respuesta tardía, lenta e insuficiente por parte de las agencias gubernamentales pertinentes, así como un vacío de liderazgo y aun una negligencia por parte del Presidente Trump.

Afirmó que es un gran reto el que se autoimpuso Biden al informar que aplicará 100 millones de vacunas en los primeros 100 días de su mandato. Lo hizo mientras anunciaba a los miembros de lo que ha llamado su “equipo central de atención al COVID-19” —por cierto, liderado por Xavier Becerra, hijo de migrantes mexicanos y candidato a ser el nuevo secretario de Salud y Servicios Humanos, primer latino en acceder a ese puesto—.

“No es una meta sencilla: 100 millones de vacunas en 100 días, es decir un millón de vacunas diarias. El plan financiaría la contratación de 100 mil trabajadores de la salud, enfocados tanto en la vacunación como en el rastreo de casos y contactos”, indicó Vásquez Villanueva.

Tras un año largo de retóricas de confrontación, descalificación, negación y falsificación, la sociedad estadounidense podrá ver con nuevos ojos los esfuerzos gubernamentales por atajar la que sin duda es la mayor crisis de salud pública que hayan sufrido en su historia, concluyó.