La voz casi se le quiebra al igual que están a punto de salir las lágrimas, pero saca ese carácter que durante dos décadas lo caracterizaron en cada turno al bate ante un jardín del Centro Cultural San Pablo repleto, bajo la luz de la luna y esos tonos coloridos que iluminaron el lugar.

Es Jaime Brena, quien, en la presentación de los Guerreros de Oaxaca, anunció su retiro.

Brena Núñez deja un legado que será muy difícil de superar. El nacido en San Sebastián Etla, Oaxaca se despide del béisbol profesional, dejando para el recuerdo grandes jugadas a la defensiva, batazos y alegrías a toda la afición al denominado “rey de los deportes”.

Fue una trayectoria simplemente increíble la que tuvo el oaxaqueño con los bélicos en la pelota veraniega, en la que consiguió cinco guantes de oro, siendo de los peloteros con más galardones obtenidos en toda la historia de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB).

Dejó extraordinarios récords como sus más de mil 500 imparables, cinco juegos de estrellas; además que siempre lo identificó ese gran carisma. Todo ello lo convirtieron en una leyenda en la organización zapoteca.

Conmovido por el momento, Jaime Brena agradeció principalmente a su familia por el apoyo brindado durante su trayectoria, así como a cada uno de los que laboran en la organización guerrera, y sobre todo, a Alfredo Harp Helú y a la doctora María Isabel Grañen por la oportunidad brindada.

“Me voy muy contento de haber participado por 21 años con mi equipo, los Guerreros de Oaxaca”, expresó al tiempo que las porras hacia Brena invadieron el misticismo de San Pablo.

Será el domingo 7 de abril, en el tercer juego de la primera serie de la Temporada 2019 de la LMB, cuando Jaime Brena dispute su último partido como profesional, en el Estadio Licenciado Eduardo Vasconcelos.

“Quiero que me acompañen, será mi último juego como pelotero activo, quiero ver a toda esa afición por última vez en mi carrera”, agregó al tiempo que bajó del estrado para ser abrazado por directivos y jugadores de Guerreros, amenizando el momento los aplausos del público.

Vía: Territorio Score.