El cantante de R&B R. Kelly está siendo investigado por la policía de Georgia (Estados Unidos) por una serie de acusaciones de abusos físicos y psicológicos a sus diversas parejas. Si bien el artista, de 52 años, ya lleva tiempo desmintiendo este tipo de incriminaciones, una nueva serie documental sobre él —Surviving R. Kelly—, da detalles que las autoridades no pudieron eludir.

En uno de los capítulos, Asante McGee, una de las supuestas víctimas, camina por una de las expropiedades del intérprete mientras asegura haber visto a mujeres siendo retenidas en contra de su voluntad. La privación ilegítima de libertad es precisamente uno de los cargos con los que la fiscalía busca imputar al cantante, según las fuentes citadas por el portal de noticias The Blast. Para ello han llamado a declarar a Joycelyn Savage, otra de las supuestas víctimas del artista, de 23 años, quien aún mantiene una relación con Kelly. Savage siempre ha defendido la inocencia del cantante y ha asegurado que si está con él es por voluntad propia. Sus padres, sin embargo, afirman que a la joven le han “lavado el cerebro” y llevan meses denunciando el aislamiento al que es sometida. De hecho, participan en el documental emitido por el canal Lifetime.

A su vez, el representante de R. Kelly, Don Russell, también ha sido denunciado por la familia de Savage, por amenazas e intimidación. Según ha declarado el padre de la joven el pasado lunes, Russell le escribió un mensaje antes del estreno de Surviving R. Kelly afirmando “que sería mejor para él y para su familia que la docuserie no fuera emitida”. De acuerdo a los documentos policiales obtenidos por The Blast, Rusell acusó a Savage de difundir información falsa en la serie y aseguró que si seguían con la intención de emitirla, ellos “se verían forzados a proveer información que lo desmienta. (…) Algo que arruinaría su reputación, su negocio y su familia, ya que lo mostraría como un mentiroso”.

Las primeras acusaciones de esta índole en contra del artista surgieron en julio de 2017. En una noticia del portal web BuzzFeed el cantante fue acusado de tener supuestamente retenidas a media docena de chicas, de entre 17 y 21 años, a las que sometía a una especie de “culto sexual” en sus residencias de Chicago y Atlanta. Entonces, varias mujeres y familiares de otras víctimas sostenían que el cantante ejercía un severo control sobre ellas, de sus llamadas telefónicas, su dieta, la ropa que se ponen, cómo deben comportarse o la hora a la que se acuestan. Las mujeres incluso tenían que pedirle permiso para ir al baño o salir de las habitaciones que tienen asignadas.

Pero estas no son las únicas acusaciones que pesan sobre el cantante. En el 1995 contrajo matrimonio con la cantante Aaliyah cuando esta tenía solo 15 años y en 2008 se enfrentó a varios cargos de pornografía infantil tras grabar un vídeo sexual con una niña de 14. Fue absuelto.