Redacción.

Este jueves, dieron inicio las comparecencias de titulares de las dependencias que conforman el gabinete legal y ampliado del Gobierno del Estado; y como premisa de reforzar la participación ciudadana en este tipo de actos, el Congreso Local convocó a los oaxaqueños acudir para que de viva voz conozcan lo que los funcionarios estatales están haciendo a favor de la entidad.

Sin embargo, pese a que un grupo de ciudadanos acudió a las primeras comparecencias que se efectuaron, quedó en evidencia que no prestaron mucha atención a lo que los funcionarios y diputados locales exponían ante el Pleno.

En una serie de imágenes se logra ver cómo los asistentes aprovecharon para ‘echarse una pestañita’ o revisar en su celular los chismes del día, o ponerse los audífonos para ambientar las comparecencias con un poco de música, para ‘pasar el rato’ con mejor actitud.

Esto es muestra de la poca importancia que le da la ciudadanía a estar informada sobre el trabajo del Gobierno de Oaxaca y de las diferentes dependencias que lo conforman; no se trata solo de acudir al Congreso para llenar un lugar, se trata de escuchar, analizar, incluso de cuestionar y sacar las propias conclusiones sobre las obras y proyectos que se llevan a cabo en el estado.

Quizás los asistentes necesitaban algún tipo de incentivo para tener interés en las comparecencias, y es que este tipo de actos dejó al descubierto que gran parte de los diputados locales carecen de los conocimientos básicos a tratar; pese a la exposición de los funcionarios, los legisladores señalaban que “no quedaba claro” el monto utilizado en programas públicos.

Inclusive los mismos diputados mantenían conversaciones en susurros mientras sus compañeros formulaban preguntas para los funcionarios que comparecían, ignorando así el respeto al acto como tal y su función como legisladores y representantes de una autoridad del Estado.

Al presentar a uno de sus compañeros, una diputada no supo pronunciar correctamente el nombre del Partido Revolucionario Institucional, lo que provocó risas entre los mismos legisladores y los asistentes que prestaron atención; al final, tuvo que decir “bueno, el PRI”.

Otro caso fue el de la diputada Elena Cuevas Hernández, presidenta de la Comisión de Infraestructuras, Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial, quien cada tanto hacía pausas para no trabarse ella sola, hecho que ocurrió en diversas ocasiones y que generó un silencio incómodo en la Sala del Pleno, por lo que un video captó el momento en que tuvieron que indicarle que estaban esperando a que tomara la palabra.

Incluso, llegó un punto en que la diputada cedió el micrófono a otro integrante de la misma Comisión, que parecía tener mejor labia que ella, por lo que, si la asistencia hubiera estado pendiente de estos detalles, podría darse cuenta del tipo de legisladores que tenemos, y que están muy por debajo de los que la ciudadanía oaxaqueña se merece.