Hastiada de los abusos del presidente de la Federación Mexicana de Esgrima (FME), Jorge Castro; de la indiferencia del Comité Olímpico Mexicano (COM) y de la directora de la Conade, Ana Guevara, la sablista Paola Pliego ya no competirá por México y representará a Uzbekistán para tratar de llegar a sus primeros Juegos Olímpicos en Tokyo 2020.

Después de una batalla legal que ha sostenido desde 2016 con la Federación, la Conade y las constantes peticiones de ayuda al COM que fueron desoídas, la atleta anunció este martes a través de sus redes sociales que como el deporte mexicano la “ha decepcionado y abandonado”, representará a dicho país asiático en el Campeonato del Mundo de Budapest.

“Continuaré entrenando a tope todos los días, con la esperanza de competir al más alto nivel (…) desafortunadamente, no podré hacerlo por el país que tanto quiero y por el que tanto he luchado. Ante los atropellos e infamias de los que he sido víctima por las autoridades deportivas mexicanas, he decidido aceptar representar a otro país que generosamente me ha abierto sus puertas; me ha ofrecido la oportunidad de luchar por mis sueños y objetivos, y vistiendo sus colores con orgullo, como agradecimiento al haberme tendido la mano en un momento en el que veía todo perdido”, publicó Pliego.

Pliego se dirigió al exdirector de Conade, Alfredo Castillo, a quien reprochó no haber intervenido en su caso de falso dopaje; al presidente del COM, Carlos Padilla, a quien acusó de solapar la corrupción en las federaciones y a Ana Guevara por quedarle a deber a los atletas.

“Alfredo Castillo: Me viste llorar y sufrir algo injusto, sabías que era inocente y no hiciste nada, todo tu equipo en Conade está especializado en la investigación; sin embargo, nadie buscó al culpable… Carlos Padilla: Lo más valioso de un ser humano es su palabra y tu palabra no vale nada…eres la cabeza de la corrupción en el deporte mexicano junto con sus federaciones… Ana Guevara: Te quedaste en el discurso cuando eras nuestra esperanza…pensamos que querías dirigir y cambiar el deporte, no utilizarnos para buscar una mayor proyección política”, escribió.

En 2018, Pliego no pudo participar en la Copa del Mundo de Baltimore porque el presidente espurio de la FME, Jorge Castro, no la inscribió y en 2016 quedó fuera de los Juegos Olímpicos de Río porque dio positivo en control antidopaje por modafinil. Luego fue exonerada por la Federación Internacional de Esgrima que después de analizar la muestra de Pliego en el Laboratorio de Colonia, Alemania, concluyó que la molécula de dicha sustancia fue confundida con otro medicamento.

Vía Proceso.