Luis Carrasco.

Con un poco más del 80 por ciento de avances en las obras, y más de 14 millones de pesos invertidos, el Gobierno Federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, decidió suspender de manera definitiva la creación de dos centros de Salud en la región del Istmo de Tehuantepec, convirtiéndose en más elefantes blancos en Oaxaca.

Fue en el año 2020 cuando la Federación, a través del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), decidió crear un Centro de Salud con Servicios Ampliados (Cessa) en Santa María del Mar, al mismo tiempo que se construía otro en la Novena Sección Chegüigo; ambos pertenecientes al municipio de Juchitán de Zaragoza.

El primer Cessa, tenía destinada una inversión de siete millones 90 mil 069 pesos, mientras que el de Chegüigo otros siete millones 725 mil 338 pesos; por lo que se está hablando que 14 millones 734 mil pesos fueron gastados en obras que no se concluirán, por la decisión del Gobierno Federal de terminar contratos con las constructoras a cargo, y no tienen planes para retomar los trabajos.

Aunque el Insabi manifestó que en Oaxaca se construyeron 20 centros de salud y dos hospitales, omitió mencionar que ya son cerca de 55 obras las que deja inconclusas a nivel estatal; incluso, uno de los hospitales terminados, que también se encuentra en Juchitán, está fuera de servicio, ya que no tienen personal médico, administrativo ni equipo para poder funcionar.