Luis Carrasco.

A modo de protesta y, por ende de manera ilegal, un grupo de trabajadores de ferias se instalaron desde primera hora de este jueves en la Alameda de León, acaparando la zona con sus juegos mecánicos.

Esta acción estuvo orquestada por organizaciones sociales que se apoderaron desde hace varios días del zócalo de la ciudad de Oaxaca, tales como los desplazados de Copala, Sol Rojo, la  Unión de Artesanos y Comerciantes Oaxaqueños en Lucha (UACOL) y el Frente Popular ’14 de Junio’.

Inclusive, estas organizaciones también hicieron lo propio al realizar la vendimia de alimentos y bebidas en el zócalo, sin los permisos correspondientes y exponiéndose a un riesgo, debido a que varios árboles de la zona están en peligro de caerse.

Pero pese a ello, los grupos siguen instalados en el zócalo, y ahora instruyeron a los ferieros para que acapararan la Alameda de León, impidiendo el tránsito de la ciudadanía en el lugar.

Aunado a ello, están convirtiendo el lugar en una zona de alto riesgo de contagio por Covid-19, lo que podría provocar que la capital oaxaqueña presente un aumento en las cifras de contagios y que el estado regrese al color naranja del semáforo epidemiológico, incluso hasta el rojo.

Y es que los ‘vendedores’ de los alimentos en el zócalo no están acatando las medidas de sanidad y protección, ya que varios de ellos fueron vistos sin cubrebocas, no cuentan con áreas para el lavado constante de manos y tampoco respetan la sana distancia.

Las organizaciones sociales ahora mandan en el zócalo de la capital oaxaqueña, cuando éste es un espacio público, que le pertenece a la ciudadanía, pero ésta se ve limitada en su tránsito por el lugar debido a la invasión de las jardineras, pasillos y demás zonas; ahora solo falta que sean ellas quienes determinen quiénes pueden ingresar al zócalo o la Alameda y quiénes no.