Facebook comenzará a eliminar afirmaciones falsas y teorías de conspiración sobre el coronavirus, intensificando los esfuerzos para combatir la propagación de información errónea sobre un brote viral que ha provocado la muerte de más de 200 personas.

La propagación del virus, que ha sido declarada una emergencia mundial por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la prueba más reciente a la capacidad de las redes sociales para contener afirmaciones falsas y peligrosas.

Facebook citó el consumo de lejía entre las afirmaciones de curas espurias que han estado circulando, y afirma que “comenzará a eliminar el contenido con afirmaciones falsas o teorías de conspiración señaladas por las principales organizaciones mundiales de salud y las autoridades sanitarias locales que podrían causar daño a las personas que las crean”.

La compañía tiene actualmente la política de eliminar el contenido que se considera una amenaza para el daño físico de los usuarios, y ha utilizado esa política en el pasado para eliminar información falsa relacionada con las vacunas, aunque en casos raros.

El nuevo coronavirus está cobrando vida propia en Internet, una vez más poniendo a las compañías de redes sociales con sede en Estados Unidos a la defensiva sobre las medidas para frenar la propagación de información falsa. Investigadores y periodistas han documentado un número creciente de casos de información falsa sobre el virus, que van desde explicaciones racistas del origen de la enfermedad hasta afirmaciones falsas sobre curas milagrosas.

Además de ampliar su política de eliminación, Facebook está haciendo su verificación de datos habitual con socios externos independientes, notificando a los usuarios que pueden haber compartido consejos de prevención inexactos y difundiendo consejos verificados.

La compañía está “realizando barridos proactivos para encontrar y eliminar la mayor cantidad posible” del contenido engañoso posible, escribió Kang-Xing Jin, su jefe de salud, y bloqueará o restringirá las etiquetas en Instagram que pueden usarse para difundir falsedades.

Facebook está introduciendo mensajes y módulos en su News Feed a fin de guiar a los usuarios hacia información precisa, y también está recibiendo orientación de la OMS.

“Cuando las personas buscan información relacionada con el virus en Facebook o acceden a una etiqueta relacionada en Instagram, devolveremos un módulo de información dedicado con información creíble”, escribió Jin.

Se han ofrecido créditos para espacios publicitarios gratuitos a organizaciones de salud que quieren realizar campañas educativas sobre el coronavirus en Facebook e Instagram.

La tercera medida en la respuesta de Facebook es una asociación con la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y la Universidad Nacional Tsing Hua de Taiwán, a la que la compañía proporciona “datos de movilidad agregados y anonimizados y mapas de densidad de población de alta resolución para ayudar a informar sus modelos de pronóstico”. La compañía podría ampliar sus socios académicos, según Jin, aunque advirtió que “no se han adoptado todos estos pasos” y que la adopción de todas las medidas de Facebook llevará tiempo.

Es notable que Facebook haya reconocido que la información errónea relacionada con el brote del virus es una amenaza real para los usuarios y no simplemente una molestia.

El paso de eliminar realmente el contenido engañoso y no solo etiquetarlo como tal es significativo para una empresa que dice que no verificará la publicidad política. Aun así, la información compartida en grupos privados se encuentra fuera del alcance del aparato de verificación de datos de Facebook, y se sabe que incuban conspiraciones sobre muchos temas diferentes.

Los esfuerzos de Twitter para abordar el problema incluyen dirigir a los usuarios a fuentes fiables, lo que lleva a quienes hacen una búsqueda de la palabra “coronavirus” a visitar el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. La compañía no ha visto un aumento en la desinformación desde que el coronavirus se convirtió en un problema mundial, dijo una portavoz. Twitter tiene una política contra las personas que intentan engañar a otros con “actividad engañosa”.

BLOOMBERG / KURT WAGNER