Redacción.

Trabajadores del sector salud que laboraban en el extinto programa federal de Prospera, protestaron esta mañana para exigir a las autoridades la creación de contratos y, con ello, seguridad laboral.

Saúl Mecinas García, médico general de dicho programa, señaló que son 167 trabajadores los que se vieron afectados por la culminación de Prospera, y que ahora no cuentan con un trabajo con el que puedan mantener a sus familias.

“Lo que queremos es continuidad laboral, porque hay compañeros que son el único personal médico en sus unidades y que ahora por falta del contrato ya no han podido laborar y pues esas poblaciones se han quedado desprotegidas”, señaló Saúl Mecinas.

Por tal situación, los trabajadores están a la espera de la atención de autoridades estatales y federales para así llegar a acuerdos laborales.