Enrique Balbuena

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca.– Sus familiares, amigos y conocidos, marcharon en el municipio de San Juan Mixtepec, para exigir justicia por el caso de Marco Antonio Hernandez Bautista, de 32 años de edad, quien fue hallado muerto la mañana del 26 de octubre.

El joven, quien también era conocido como “Chale” se dedicaba a trabajar en el campo, no estudió, creció sólo con su madre, ya que su padre falleció.

Los manifestantes recorrieron las principales calles de la cabecera municipal, y a través de un aparato de sonido, expresaron su exigencia de justicia, la cual también plasmaron en las pancartas que portaban, usando el hashtag “Todos somos Chale”.

Uno de los familiares, quien omitió sus generales por temor a represalias, contó que el 25 de octubre entre las 4:00 y 5:00 de la tarde, elementos de la Policía Municipal de San Juan Mixtepec aseguraron a Marco Antonio Hernandez, porque según se investigó, presuntamente se encontraba en estado de ebriedad.

Agregó que, según testigos, fue encarcelado, y al día siguiente, lunes 26 de octubre, alrededor de las 9:00 de la mañana fue encontrado sin vida, sobre una carretera de terracería que va rumbo a la población de Las Huertas, de San Juan Mixtepec.

Reveló que el cuerpo no presentaba alguna lesión por proyectil de arma de fuego, tenía golpes en el pecho.

Señaló que las autoridades municipales, en específico el síndico municipal, Paulino Margarito Paz Hernández, no quiso atender a los familiares del finado, luego de que supieron de su muerte.

“Se quiere lavar las manos el síndico. Saliéndose de sus responsabilidades, nos dijo que él no sabe nada, que podríamos acudir a donde quisiéramos, pero que no vamos a poder hacer nada”, denunció.

Refirió que, como familiares y personas allegadas, solicitan que se aclare por qué delito lo detuvieron, que, si estaba en manos de la autoridad municipal, por qué después se halló sin vida a unos kilómetros del palacio municipal.

La madre del finado ya acudió a interponer una denuncia ante la Agencia del Ministerio Público de Santiago Juxtlahuaca, además de que ya se presentaron a declarar los testigos oculares.

Solicitaron que la Fiscalía General, a través de la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca, haga las investigaciones pertinentes para dar con el o los responsables del homicidio.

“No puede quedar impune este crimen municipal, no tuvimos ninguna explicación de la sindicatura, no se quieren hacer responsables. Ellos deben de brindar seguridad, lo cual no lo están haciendo, en específico el síndico municipal”, insistió.

A la exigencia de justicia se han sumado amigos, conocidos y algunos habitantes de San Juan Mixtepec, así como paisanos que radican en Estados Unidos de América.

“Estamos dolidos, apenados, avergonzados de nuestras autoridades municipales, pues no nos brindan seguridad. Los que están en el poder quieren hacer sus propias leyes, hacer y deshacer con los habitantes de San Juan Mixtepec”, manifestaron.

En la actualidad, Pablo Santiago Bautista, es el presidente municipal de San Juan Mixtepec, quien fue emanado de la organización Red Indígena Oaxaqueña (RIIO), comunidad que se rige por el sistema de Usos y Costumbres.