Carmen Martínez.

Mónica Mateo Pablo, quien fue designada como regidora de Equidad de Género y Vialidad en el municipio de Ciénega de Zimatlán, no ha podido ocupar el cargo, toda vez que la actual edil, Maricela Morales Gutiérrez, no la reconoce como tal, ejerciendo así violencia política en razón de género.

En conferencia de prensa realizada en la ciudad de Oaxaca, Mónica Mateo detalló que “nunca se nos han garantizado las condiciones para ejecutar y llevar a cabo nuestra función como Regidora de Equidad de Género y Vialidad, debo decir que desde el año pasado que recibo la constancia de mayoría de votos, me dirijo con la Presidenta Municipal para hacerle de conocimiento que asumiría la integración”.

“Por varias vertientes la estuve buscando para que la integración se diera de manera respetuosa, llega el 31 de diciembre y no obtengo respuesta”, señaló la regidora, quien agregó que, pese a sus intentos de acudir a actos protocolarios y sesiones de Cabildo, “nunca se me toma en cuenta”.

En este sentido, acusó que Maricela Morales se negó a tomarle protesta como regidora el uno de enero, además que en reiteradas ocasiones “me ha menospreciado por ser mujer y por ser joven, argumentando que no cuento con experiencia, que no conozco las costumbres de mi comunidad, y que yo no soy de ahí”, hecho que Mónica Mateo negó rotundamente.

Por este motivo, solicitó la intervención de las autoridades correspondientes para velar por sus derechos como funcionaria pública en Ciénega de Zimatlán; además, proteger las garantías de sus hijas y demás mujeres que habitan en dicho municipio, ya que la edil desconoce la violencia de género, argumentando que hoy en día las mujeres “son de cristal y buscan cualquier pretexto para dejar a sus maridos”.