El primero de abril es, para muchas personas, una fecha en la que desconfiar de todo cuanto les digan, oigan o lean: en muchos países es el April Fools’ Day (“día de los tontos de abril”) o del “pez de abril”, como se conoce en diversas lenguas, un día para gastar bromas que pueden ser más o menos pesadas dependiendo del sentido de humor y la inventiva de cada cual. Su equivalente español es el Día de los Santos Inocentes, que se celebra el 28 de diciembre.

Pero para tratarse de una costumbre tan internacional, lo cierto es que los orígenes históricos del April Fools’ Day son confusos. Varios países tienen su propia historia -o más de una- al respecto, que en muchos casos son poco creíbles o difíciles de comprobar. Estas son las teorías más populares sobre su origen.

Veneralias e Hilarias

Las Veneralias eran una festividad romana que se celebraba exactamente el 1 de abril, mientras que las Hilarias tenían lugar el 25 de marzo. Las primeras estaban dedicadas a Venus Veticordia, un epíteto de la diosa del amor que significa “transformadora de corazones” y que tenía el papel de cambiar los pensamientos lujuriosos de las mujeres por una conducta púdica. Las segundas festejaban la llegada de la primavera y estaban dedicadas a la diosa de la tierra Cibeles; Hilarias significa “alegres” y durante estas fiestas se permitían las bromas y tomaduras de pelo. Ambas fiestas podrían, con el tiempo, haberse fusionado en una sola caracterizada por gastar bromas bajo una apariencia de seriedad.

Los Cuentos de Canterbury

Los Cuentos de Canterbury son una recopilación de historias populares que se publicaron en Inglaterra a finales del siglo XIV con gran éxito. En una de ellas, “El cuento del capellán de monjas”, un gallo muy vanidoso llamado Chanticleer es engañado por un zorro que lo convence para que cante para él y aprovecha para cazarlo; mientras escapa de la granja con el gallo entre sus fauces, Chanticleer le sugiere que grite a sus perseguidores que no conseguirán atraparle, y así consigue que abra la boca y escapar. El doble engaño tiene lugar “Syn March bigan thritty dayes and two”, es decir, “32 días desde que marzo empezó”, el 1 de abril: en realidad se trata de un error del copista, puesto que originalmente decía “Syn March be gon thritty dayes and two”, es decir, “32 días desde que marzo terminó”, el 2 de mayo.

Los hombres tontos (o sabios) de Gotham

Otra teoría con raíces en Inglaterra se refiere a una leyenda medieval que supuestamente ocurrió un primero de abril. Según esta historia, durante el reinado de Juan sin Tierra, cualquier camino que el rey pisaba se convertía en propiedad suya. Cuando los ciudadanos del pueblo de Gotham supieron que el rey planeaba pasar por allí, temieron perder sus tierras, por lo que idearon un engaño: cuando los emisarios reales llegaron al pueblo encontraron a sus habitantes ocupados en actividades imposibles como ahogar un pez o atrapar pájaros en jaulas invisibles; creyendo que estaban locos, dieron media vuelta y el rey nunca llegó a pisar aquellas tierras. Esta leyenda, conocida como “los hombres tontos de Gotham” o, por su ingenio, “los hombres sabios de Gotham”, fue publicada por primera vez en 1540.

Cambio de calendario

En 1508 aparece en Francia la primera referencia escrita a las bromas del 1 de abril. El poeta Eloy d’Amerval sugiere que la costumbre se originó a partir de un cambio en el calendario. Hasta principios de la Edad Moderna, el calendario religioso empezaba el 25 de marzo o el 1 de abril, dependiendo del país, coincidiendo con la llegada de la primavera; en algunos lugares la fecha incluso era variable ya que se hacía coincidir con la Pascua. Según Eloy d’Amerval, cuando se trasladó la fiesta de Año Nuevo al 1 de enero para que encajara con el calendario civil (un cambio que no fue oficial hasta 1567), los protestantes franceses no adoptaron la nueva fecha de inmediato y siguieron celebrando Año Nuevo a la vieja usanza, por lo que las comunidades católicas los llamaron “los tontos de abril” y empezaron a gastarles bromas el día 1 de ese mes, invitándolos a supuestas fiestas de Año Nuevo que en realidad no tenían lugar.

Las historias cómicas de Edewaerd De Dene

El escritor flamenco Edewaerd De Dene publicó en 1561 un poema cómico titulado “Refrán de un día de recados el 1 de abril”. En la historia, un noble manda a uno de sus criados a hacer todo tipo de recados absurdos para preparar una boda, que evidentemente al final resulta ser una broma. Esta es la primera vez que encontramos una referencia clara a la costumbre de gastar bromas en esta fecha, puesto que la de Eloy d’Amerval y las leyendas inglesas resultan poco concluyentes. Por ello lo más seguro es que la costumbre del April Fools’ se originase durante el siglo XVI en la Europa continental.

Pez de abril

El primer día de este mes se gastan bromas conocidas en varios idiomas como “pez de abril”. El origen de esta expresión puede referirse a los alevines de río que, por su inexperiencia, son más fáciles de atrapar. En algunos lugares hay variaciones respecto al animal; por ejemplo, en Escocia se conoce como Gowkie Day, el día del cuco, un pájaro usado popularmente para representar a los tontos.

Nota de origen: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/origen-historico-april-fools-day_16577

Fuente original de fotografía: Pixabay.