¿Que nos merecemos?

En los municipios de la zona metropolitana de los Valles Centrales, la más grande y habitada en nuestro estado, todos los planes, todas las obras públicas, todas las acciones de gobierno, todo ejercicio de gobierno tiene un periodo de caducidad de tres años.

Después de esos tres años las nuevas autoridades asumen sus responsabilidades para el próximo trienio con otra visión de trabajo, nuevos planes, nuevas prioridades… y así hasta el infinito, nos reinventamos con cada nueva autoridad en un círculo perverso en el que hemos perdido el tiempo y recursos; mientras tanto, los problemas inherentes a toda concentración, sigue creciendo más y más. Asisto, parafraseando al inmortal Gabriel García Márquez, a la crónica de una muerte anunciada en perjuicio de nosotros mismos y de las generaciones venideras.

Debemos entender que hoy las alternativas de solución a problemas de salud, inseguridad, educación, ecología, urbanismo, equipamiento urbano, acceso a las nuevas tecnologías de la comunicación, en fin, todo problema socioeconómico tiene que ser visto con una nueva óptica, tiene que ser abordado desde una perspectiva metropolitana.

Las políticas de desarrollo deberían confeccionarse definiendo antes el papel que desempeñarán tanto en lo particular como en lo colectivo todos y cada uno de los aproximadamente 29 municipios que integran la zona metropolitana de los Valles Centrales. El ejercicio requerirá, por supuesto, del concurso de la autoridades estatales y federales; cada una en el ámbito de su jurisdicción será indispensable para lograr establecer las bases de cooperación e integración necesarias. Vale la pena intentarlo.

En el origen de todo deberá crearse un lugar, un espacio en el que nuestras instituciones de educación superior, con sus investigadores y profesionistas más destacados aporten su acervo y experiencia en los temas de desarrollo urbano metropolitano.

De este espacio surgirá la metodología indispensable para lograr ponernos de acuerdo los que habitamos la zona metropolitana de los Valles Centrales sobre qué hacer y cómo hacer que nuestro entorno sea cada vez más habitable y qué políticas de atención a la población deberán ser elevadas al rango de políticas metropolitanas ¿se imaginan lo que podemos hacer si mezclamos recursos humanos, logísticos, políticos y financieros?

Un centro de investigación sobre el fenómeno urbano es indispensable hoy en día para coordinar el esfuerzo de miles de oaxaqueñas y oaxaqueños que desean construir un mejor lugar para ellos y sus familias.

Nos lo merecemos todos!