Hace unas semanas, Christopher A. A., de 38 años de edad, salió de la cárcel luego de ser detenido como presunto participante del asesinado de un sujeto conocido como “El Príncipe del Clamato” en Salina Cruz.

Ahora, se desempeñaba como carnicero.

Sin embargo, sus días estaban contados y esta tarde, sufrió un atentado que acabó con su vida.

A las 15:30 horas, conducía su auto Volkswagen Gol color negro y circulaba en la avenida Manuel Ávila Camacho del barrio El Espinal.

Pese a ser una de las avenidas más concurridas, al menos dos sujetos le dieron alcance  en otro vehículo para dispararle en repetidas ocasiones.

Christopher perdió el control y chocó contra un poste, el cual lo proyectó hacia el carril contrario de la avenida.

Primero se dijo que se había tratado solo de un choque, pero minutos después los testigos dijeron que el conductor había sido atacado a balazos.

Así, los sicarios cumplieron su misión de privarlo de la vida, al parecer, todo producto de un ajuste de cuentas.