Luis Carrasco.

Luego del enfrentamiento que tuvieron el día de ayer con inspectores del Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez, mujeres desplazadas de San Juan Copala continúan victimizándose porque no les permiten poner sus puestos en el zócalo.

Inclusive, este día recalcaron de nueva cuenta que, aunque se dedican a la venta de cosas en el lugar, ellas no son comerciantes, por lo que no necesitan tramitar ningún tipo de permiso, ya que solo venden “para tener algo que comer”.

También, las mujeres triquis dieron a conocer que permanecerán en el zócalo hasta que las autoridades les den respuesta a su situación, aunque refirieron que actualmente tienen un conflicto con sus dirigentes, ya que son éstos los que están impidiendo que obtengan una solución.

“No somos comerciantes, somos un grupo de desplazadas de San Juan Copala, somos la misma gente de Reina Martínez Flores, nada más que ella ni nos voltea a ver”, manifestaron las mujeres triquis.

En este tenor, se supo que este grupo está siendo orquestado por Arturo de Jesús Peimbert Calvo, ex titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO); quien busca obtener beneficios personales utilizando a las desplazadas en contra del Gobierno del Estado.