Redacción.

Otro caso de abuso policial fue denunciado en días recientes, ahora, se trata de un caso de tortura por parte de elementos de seguridad del municipio de San Raymundo Jalpan, ubicado en la región de los Valles Centrales.

De acuerdo con reportes, los hechos se registraron el pasado 25 de junio cuando Miriam V. G. y Gerardo C. H. fueron detenidos, golpeados y amenazados por policías del citado municipio, tres hombres y una mujer.

La pareja circulaba sobre la carretera Oaxaca – Zimatlán, y a la altura del libramiento a Zaachila, Gerardo detuvo la marcha de su camioneta para que Miriam, que tenía mareos y ganas de vomitar, tomara el aire.

Fue en ese momento cuando policías de San Raymundo Jalpan, que iban a bordo de la patrulla 02, jalonearon y esposaron a Miriam, mientras que otros dos elementos bajaron de la camioneta con lujo de violencia a Gerardo.

Acusados de supuestamente sostener relaciones sexuales en la vía pública, Miriam y Gerardo fueron llevados al Centro Médico de la Villa de Zaachila para certificarlos y posteriormente estuvieron detenidos en la cárcel municipal de Jalpan.

Fue en este lugar donde el hombre recibió descargas eléctricas en varias ocasiones por parte de uno de los policías; posteriormente fue trasladado a una celda, donde le pidieron que se desnudara y realizara sentadillas, quedando registrado el hecho en un video tomado con el teléfono celular de un uniformado.

En tanto, la mujer policía se montó encima de Miriam para someterla, luego, le exigió que se quitara la ropa, que realizara unas sentadillas desnuda y después fue manoseada en sus partes íntimas por la oficial, quien sonreía y disfrutaba del abuso a la mujer, quien no podía oponer resistencia debido a que estaba esposada.

Alrededor de las 21:30 horas de ese día, llegó al lugar un alto mando de la policía de San Raymundo Jalpan, quien notificó a Gerardo y Mirian que debían pagar una multa de dos mil 650 pesos cada uno para poder dejarlos en libertad.

Al día siguiente, el hombre se volvió a presentar en el Palacio Municipal para exigir se le devolviera su camioneta, por lo que tuvo que presentar documentación para corroborar que era de sus propiedad; también, pidió comprobantes por el pago que habían realizado la noche anterior.

En ese lugar, la síndico municipal de nombre Imelda Aguilar Ruiz, le dijo a Gerardo que podía levantar cualquier queja sobre lo ocurrido con los policías municipales, ya que “no pasará nada, pues San Raymundo Jalpan cuenta con un asesor legal muy “fregón” y conocemos a varios políticos”.

Por este motivo, pidieron a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), a la Fiscalía General del Estado (FGE) y al Congreso Local justicia por los abusos que sufrieron por parte de los policías identificados como Margarita Cosme, Miguel Tellez, Gerardo Jesús Nava y Andrés Gumaro Castellanos.

También pidieron que se vigile la protección que reciben los elementos de seguridad por parte de la síndico Imelda Aguilar y el propio edil, Olegario Luis Benítez, ya que se niegan a sancionar a los uniformados.