Redacción.

A través de las redes sociales, una mujer denunció un caso de violencia sexual que vivió cuando se dirigía a Cuilápam de Guerrero, lugar donde vive.

La persona, identificada en la red social Facebook como Ari, describió que había viajado a Santa Cruz Xoxocotlán para hacer el pago de su servicio de internet, ya que donde vive no hay dónde pagarlo.

Al no poder realizar el pago por falta de servicio, decidió regresar a su casa en un autobús de la empresa Zaachila Yoo, y en el que se subió había mucha gente y no contaba con luz, solamente las de enfrente, en el área del conductor.

“Estando ahí la gente era demasiada y sentí que alguien me estaba tocando la entrepierna por lo que me movía pero seguían buscándome y empecé a sentir roces detrás de mí, me la iban arrimando. Me armé de valor y volteé a ver quién era cuando siento algo en mi abdomen, no vi qué era, pero sentía que era punzante, al oído me dicen que ni voltee, que me quede quieta porque así me veo ‘más bonita'”, relató la víctima.

Agregó que eran dos jóvenes quienes la tenían en medio, y le dijeron palabras vulgares al oído, “y que solo lo disfrutara o ahí iba a acabar conmigo; le ofrecí mi celular y el dinero para que me soltara y respondió que no buscaba robarme solo quería un buen rato”.

Al final, los dos sujetos bajaron a la joven del autobús a empujones, y le quitaron su dinero y se fueron del lugar; “lloré, lloré y lloré, me sentía sucia y literalmente lo estaba, me dejaron un pequeño regalo en el pantalón”.

Ante estos hechos, Ari pidió a las mujeres que se cuiden cada vez que toman algún tipo de transporte, y confió en que esta experiencia que vivió sea la primera y última vez que le ocurra.