La diputada federal de Morena, Lorena Villavicencio, afirmó que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha trastocado la relación institucional, entre el Poder que representa y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), trasladando el respeto entre dos instituciones al ámbito de la descalificación personal.

En conferencia de prensa, subrayó que la CNDH no es un ente político, que está bajo una preferencia electoral y partidaria; no debe ser tampoco aval o dique para las políticas públicas, ni para las decisiones que desde el poder legítimamente electo se tomen.

“Es ante todo un organismo que vela por el ejercicio pleno de los derechos humanos para la población, más para aquella que se considera vulnerable”, aseveró.

Villavicencio enfatizó que la CNDH “no es tampoco fiscal, ministerio público, policía o juez; no es su función garantizar la justicia; ni mucho menos alguacil del Ejecutivo; no debemos confundir sus funciones, porque caeríamos en la distorsión de su misión”.

“El Ejecutivo federal tiene hoy la oportunidad, la responsabilidad, pero sobre todo el compromiso para atender las violaciones del pasado y comprender que en su posición actual la CNDH es contrapeso, pero no enemigo; la necesidad de crear este organismo autónomo, viene de las luchas sociales de izquierda, donde el mismo Ejecutivo era juez y parte, para atender las violaciones a los derechos humanos”, resaltó.

El día de ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador se lanzó contra la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por las acciones de inconstitucionalidad que promovió en contra de las leyes secundarias de la Guardia Nacional.

“Están en su derecho, yo a la Comisión Nacional de Derechos Humanos la respeto, pero no considero que tengan mucha autoridad moral, porque guardaron silencio, fue cómplice cuando el Estado era el principal violador de derechos humanos; y ahora con nosotros actúan de otra forma, de todas maneras es su trabajo y lo vamos a respetar, pero no me gusta la hipocresía”, explicó en su conferencia mañanera.

Vía La Razón.