Si de botanas se trata, México se pinta solo, en el país se puede comer desde esquites con tuétano, chicharrones preparados con salsa Valentina, hasta dorilocos.

Para quienes no saben (porque viven debajo de una piedra), los dorilocos son una combinación de Doritos, jícama, pepino y zanahoria -rayadas o en cubitos-, con cueritos, chamoy, limón, un toque de sal y salsa Valentina o Botanera.

En algunos lugares le agregan gomitas, cacahuates, chile piquín, Miguelito, crema y hasta queso rallado, pero eso depende del paladar del comensal.

¿Cuál es el origen de los dorilocos?

De acuerdo con el historiador de comida mexicana Gustavo Arellano, los dorilocos surgieron “como una manifestación mexicana para recuperar el legado de productos ‘gringos’, que habían sido legitimados en el mercado estadounidense por llamarse mexicanos aunque no lo fueran”; por lo tanto, para él no son mexicanos.

Por su parte el periodista Jason Thomas Fritz señala que esta botana nació en el norte de Tijuana, donde la gente experimenta y exagera con las botanas, ejemplo de ello son la Chips con dulces de tamarindo, salsas, cacachuates, pepinos, limón y Clamato.

El origen de los dorilocos es incierto, ya que hay quienes aseguran que surgieron en la Merced, Ciudad de México; otros que en Monterrey, Nuevo León; y León, Guanajuato.

La chef Daniela Galarza definió en la revista Eater a esta popular botana como un “caos de sabores”, los cuales al final de cuentas son irresistibles.

“Es un deseo mortal de llevar el cuerpo y sus sensaciones al límite; paradójica pasión mexicana que quiere consumir a toda costa las delicias de la vida”, escribió.

Aunque su origen no se conoce a ciencia cierta, es un hecho que los dorilocos son una de las botanas más populares entre los mexicanos.

Nota de origen: https://futbol.radioformula.com.mx/life-style/2022/5/20/cual-es-el-origen-de-los-dorilocos-la-botana-mas-loca-del-mundo-57431.html

Fuente original de la fotografía: Juan Carlos García/ Radio Fórmula