fox

 

Anima Político. El expresidente de México Vicente Fox (2000-2006) reprochó que el gobierno de Enrique Peña Nieto haya condonado 70% de una deuda de 500 millones de dólares a Cuba y pidió que mejor se pongan a trabajar.

“No veo para qué hay que estarle perdonando la deuda. Que se pongan a trabajar los cubanos y generar su propio dinero… Normalmente son como chupacabras, lo único que está buscando (Cuba) es quién les da dinero de gratis”, acusó Fox este domingo 2 de febrero desde San Cristóbal, Guanajuato.

Luego que el 1 de febrero, el gobierno de México firmó un acuerdo para condonar una deuda que Cuba tiene desde hace más de 15 años, Fox señaló que lo que necesita la isla es “liberar el espíritu emprendedor, admitir la inversión extranjera directa, abrir su economía como lo ha hecho todo mundo”.

Fox también criticó la decisión del gobierno de Peña Nieto para buscar recomponer la relación con Cuba y dijo que no hay “por qué construir una relación” con países que no son democráticos.

“Ése es el viejo PRI, ésa es la vieja filosofía priista de aquella norma: que había de respetar a los otros países… El PAN tiene una filosofía y mi gobierno tuvo una filosofía diferente: mientras no sean democráticos, no hay por qué construir una relación con esos países porque, al final, no le van a aportar nada a México”.

 La relación de México con Cuba

Un discurso que en 1980 pronunció el entonces presidente José López Portillo (1976-1982) define el tipo de relación que mantenían históricamente México y Cuba.

“Nada soportaremos que se le haga a Cuba, porque sentiríamos que se nos hace a nosotros mismos”, dijo el mandatario.

Las palabras de López Portillo fueron muy parecidas a las que desde 1959 decían los presidentes mexicanos. Y es que desde entonces los vínculos entre ambos países eran muy estrechos.

México, por ejemplo, fue una de las pocas naciones que mantuvo a su embajador en la isla tras el derrocamiento de Fulgencio Batista; votó contra la expulsión de Cuba de la Organización de Estados Americanos (OEA) y se ha opuesto sistemáticamente al embargo establecido por Estados Unidos.

Pero tal cercanía empezó a perderse en la novena Cumbre Iberoamericana de 1999, cuando el ex presidente Ernesto Zedillo le dijo directamente a Fidel Castro: “No puede haber naciones soberanas sin hombres y mujeres libres, que puedan ejercer cabalmente sus libertades esenciales de pensar y opinar”.

Aunque Zedillo militaba en el PRI, desde el primer momento de su gobierno anunció una “sana distancia” con el partido lo que para analistas de ese tiempo explicó el cambio hacia el régimen castrista.

A partir de ese momento empezó el distanciamiento entre los dos países, que se profundizó en el gobierno de Vicente Fox cuando incluso se retiró a los embajadores de ambos gobiernos.

Fue el período de mayor rispidez en la historia común, a tal punto que el entonces canciller Jorge Castañeda dijo que la relación con Cuba no tenía importancia para México.

La situación no mejoró con el expresidente Felipe Calderón (2006-2012). Aunque al inicio de su gobierno planteó la intención de restablecer los vínculos diplomáticos la idea se perdió durante la pandemia de AH1N1 en 2009, cuando Cuba suspendió la comunicación aérea entre ambos países.

En respuesta Calderón abandonó una visita programada a La Habana. “Como Cuba canceló los vuelos, no voy a poder ir a la isla”, dijo.

Vicente Fox y el “comes y te vas” a Castro

En el año 2002, días antes de una Cumbre de Naciones Unidas en Monterrey, el presidente mexicano Vicente Fox recibió una carta de su par cubano, Fidel Castro, en la cual este último aceptaba la invitación al encuentro.

Fox llamó a Castro y le espetó el famoso “comes y te vas” para pedirle que acortara su estancia en el país para que no incomodara al presidente estadounidense George W. Bush.

Fidel Castro fue a la cumbre, pronunció su discurso, almorzó y se marchó, como había acordado.

Una vez en Cuba, Castro sacó a la luz la grabación de la conversación en la que Fox le pedía que limitara el tiempo de su estancia en Monterrey, lo que desató un conflicto diplomático entre los dos países.