El Censo de Población y Vivienda 2020, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reveló que las parejas desean unirse pero ya no en matrimonio.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula el presidente del Inegi, Julio Santaella, detalló que en 20 años disminuyeron 10 puntos porcentuales los matrimonios en México.

En el año 2000 las personas casadas ascendían a 44.5 por ciento mientras que en 2020 la cifra fue de 35.5 por ciento.

A la par se incrementaron 8.3 por ciento las uniones libres, así como en menor medida las separaciones, divorcios y la viudez.

La gente quiere estar unida pero no bajo un régimen matrimonial”, expresó Julio Santaella.

Lo anterior ha derivado también en que los habitantes de México tarden más en formar una familia, la cual se compone de menos hijos.

Muestra de ello es la disminución de la fecundidad, toda vez que las mujeres, en el año 2000, tenían 2.6 hijos vivos nacidos, cifra que se redujo a 2.1 hijos vivos nacidos.

Las parejas se demoran más en unirse, se demoran más en casarse cuando lo deciden hacer y también en comenzar a tener familia”, dijo el presidente del Inegi, fenómeno que, añadió, se aprecia en otros países del mundo.

Crece cifra de personas “sin religión” en México

Las personas ‘sin religión‘ aumentaron su cifra en México, al pasar de 4.7 a 8.1 por ciento, lo que las sitúa como el tercer grupo religioso.

Los católicos, si bien disminuyeron su número, se mantienen en primer lugar con 97.86 millones de personas; seguidos de los protestantes/cristiano evangélicos con 14.09 millones.

En tercer lugar están las personas ‘sin religión‘ con 10.21 millones y en cuarto los que se denominan ‘creyentes‘ (3.1 millones).

Aquí tenemos una diversidad de creencias muy importantes”, señaló el presidente del Inegi sobre los resultados de religión del Censo de Población y Vivienda.

Persiste brecha digital

Los resultados del Censo de Población y Vivienda 2020 podrían servir al Gobierno de México para elaborar y aplicar nuevas políticas públicas, sobre todo las encaminadas a reducir la brecha digital.

El presidente del Inegi, Julio Santaella, expuso que contrario a lo que podría pensarse, en México prevalece un ámbito rural donde la penetración del internet está muy rezagada.

El internet está brincando del 21 por ciento en el año 2010 al 52 por ciento. Este número es relativamente menor a lo que observamos con algunas encuestas especializadas de penetración del internet”, mencionó.

Por su parte, la disponibilidad de teléfonos celulares inteligentes (smartphones) en el hogar pasó de 65.1 por ciento a 87.5 por ciento, con lo que los datos móviles compensan la falta de conexión a internet en el hogar.

El Inegi también ha observado que aunque los precios de los servicios de telecomunicación son elevados en México su aumento ha sido más lento al de otros productos como los alimentos durante la pandemia de COVID-19.

Dentro del hogar también aumentó a 37.6 por ciento la disponibilidad de equipos de cómputo, sin embargo, esto es insuficiente para satisfacer las necesidades de sus inquilinos.

Es todo un reto. Si ya dijimos que en una vivienda hay cuando menos 3 personas en realidad necesitamos atender las necesidades de cada uno de los integrantes. En algunas ocasiones es alguno de los hijos, el papá o la mamá que están trabajando, y ese equipo se tiene que utilizar para distintos usuarios”, dijo Santaella Castell.

Con los datos del Censo, declaró el presidente del Inegi, se puede hacer una política pública de conectividad para dar acceso a internet a las viviendas rezagadas, así como dotarlas de algún equipamiento tecnológico.

Los resultados completos del Censo de Población y Vivienda 2020 pueden consultarse a continuación:

Con información de López-Dóriga Digital

Nota de origen: https://lopezdoriga.com/nacional/parejas-quieren-unirse-pero-ya-no-en-matrimonio-revela-censo-2020-del-inegi/

Fotografía de fuente original: Pablo Heimplatz / Unsplash