Luis Carrasco.

Jesús López Rodríguez se metió a la contienda para la gubernatura de Oaxaca por la vía independiente, donde utiliza el logo del Frente de Amplio de Lucha Popular (FALP) en su propaganda para así figurar como un luchador social.

Sin embargo, el político oaxaqueño no forma parte de dicho grupo social, incluso, terminó en malas relaciones con quienes forman parte de ese grupo, toda vez que fue señalado como uno de los integrantes que utilizaban el nombre del FALP para buscar obtener dinero del Gobierno del Estado; hecho que a la larga le costó su expulsión.

Fue en el año 2018 cuando Jesús López Rodríguez fue acusado por la organización social, de buscar beneficios a su nombre; “el FALP tiene trabajo serio a favor de los grupos más desprotegidos, y no solicitan al Gobierno Estatal recursos en efectivo, pues gestionan obras y son las mismas autoridades las que pagan a las empresas que las ejecutan”, señaló en su momento la dirigencia de dicho grupo.

Incluso, en ese entonces, cuando Jesús López Rodríguez buscaba la Presidencia Municipal de Santa Lucia del Camino, los dirigentes del FALP señalaron que el político había sido expulsado desde el 27 de diciembre del 2014, por lo que se deslindaban de cualquier acto que orquestara bajo el nombre de la organización social con el fin de conseguir dinero.

Cabe destacar que de 2013 a 2016, Jesús López Rodríguez fue diputado en el Congreso de Oaxaca en la 62 Legislatura, cargo al que llegó de la mano del Partido de la Revolución Democrática (PRD); en el 2020, se desempeñó como regidor de gestión gubernamental en el municipio de Santa Lucía del Camino.

En este último cargo, regidoras de Santa Lucía del Camino, lo acusaron de violencia política por razón de género; por lo cual, el Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO), decretó medidas de protección para salvaguardarlas, las cuales también incluyeron la actuación del Congreso Estatal y del entonces edil de Santa Lucía, Dante Montaño Montero.