Luis Carrasco.

El sector Salud de Oaxaca, se ha visto afectado en sus finanzas desde hace varios años, luego que, desde el gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, se realizaran diversas irregularidades respecto a los recursos públicos destinados al gremio; mismos, que fueron secundados por Gabino Cué Monteagudo cuando fungió como Gobernador del Estado.

Esta situación, quedó al descubierto una vez más este fin de semana, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador fue abordado por un grupo de enfermeras, camilleros y médicos, durante su visita a la entidad oaxaqueña.

Ahí, le hicieron saber de las anomalías en los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), incluyendo los desfalcos y hechos de corrupción en los gobiernos de Ulises Ruiz y Gabino Cué; lo que derivó en una crisis en el sector, y que hoy tiene como consecuencia, la no recontratación de mil 200 trabajadores.

Durante el breve diálogo que sostuvo con el personal médico del estado, López Obrador aseguró que tanto él como el actual Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, se encuentran estudiando la situación, para poder revertir el daño financiero que provocaron los mandatarios anteriores a él.

Previo a este encuentro, el viernes por la noche, el gobernador Alejandro Murat dio a conocer la reunión que sostuvo con representantes de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (Sntsa); misma donde se logró el acuerdo de “construir juntos soluciones a la problemática que hoy enfrenta este importante sector”.

Y es que, durante la administración de Ruiz Ortiz, se estableció la contratación de personal con el esquema de responsabilidad de recursos, en una proporción de 70 por ciento para el Gobierno Federal, encabezado en ese entonces por Felipe Calderón Hinojosa, y 30 por ciento para el Estatal; dicho acuerdo, el cual no fue cumplido, siguió con Gabino Cué gobernando Oaxaca, y Enrique Peña Nieto como Presidente de México.

En la administración de Ulises Ruiz se recuerda el desfalco a los Servicios de Salud, porque dejó una herencia 100 clínicas y hospitales sin construir; en paralelo, su familia construyó el hospital privado Sedna, ubicado al sur de la Ciudad de México, cuyo propietario original es Hugo Ruiz Ortiz, el cual tuvo un valor de mil 200 millones de pesos.

Por su parte, Gabino Cué se negó a investigar las denuncias de desvíos contra su antecesor; y en el año 2017, el que fuera su secretario de Salud, Germán Tenorio, fue detenido en Guadalajara, acusado del delito de desfalco a dicha dependencia, donde también se le atribuye la compra de un avión con valor de tres millones y medio de pesos, con la intención de realizar vuelos privados.

Con información de Roberto Garduño/La Jornada.