Enrique Balbuena

HUAJUAPAN DE LEÓN, Oaxaca. – El Centro de Capacitación para el Desarrollo Sustentable S. C. (Cecades), de la Fundación Ayú, reportó que llevan un avance del 90 % para obtener certificación de alimentos ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

El Cecades se ubica en Santa María Ayú, población ubicada a 35 kilómetros de la ciudad de Huajuapan de León, ahí se realiza el procesamiento de alimentos, así como de proyectos de captación de agua, se producen hortícolas, pecuarios entre otros.

Así lo informó, la vicepresidenta de Fundación Ayú, Narcedalia Ramírez Pineda, quien agregó que dentro del Cecades, se tiene un taller de agroindustrial, el cual se continúa acondicionado para que cuente con dicha certificación.

“Se permita que, en ese espacio de inocuidad, es decir trabajar libres bacterias, de cualquier ambiente de infección se pueden producir nuestros productos y embarazarse. Además de dar la certeza al mercado local, regional y nacional, si no para exportar estos productos que están libres de cualquier batería”, reveló.

Recalcó que el taller ya se encuentra listo, pues ya no se tiene madera, las ventanas están selladas y hay limpieza. De igual forma, como máximo dos personas están laborando, cuyas mujeres se turnan para poder participar, mismas que utilizan la vestimenta adecuada.

Ramírez Pineda señaló que para poder obtener la certificación les piden cumplir con dichos requisitos, también que el barro en donde se tuesta el cacao, los chiles y de más ingredientes para la elaboración de chocolate o mole, debe se estar libre de plomo; requerimiento que ya se realiza con productoras de la región de Valles Centrales, Oaxaca.

“Lo que está sucediendo en el taller, es que ya tenemos la herramienta necesaria para trabajar, pero estamos integrando la documentación, ya que no es un procedimiento sencillo, ahí si vamos en un 90 % de avance, que significa trabajar con manuales, diagramas, profesionalizar la actividad tradicional y lo que van requiriendo las instancias certificadoras, para que haya una calidad completa”, abundó.

Refirió que lo que más se produce es el mole y chocolate de manera artesanal en la región Mixteca, productos con los que se trabaja en el Centro de Capacitación para el Desarrollo Sustentable.

Expresó que, con la nueva normalidad por la pandemia de Covid-19, se está haciendo visible lo que hacen los productores, pues se va más allá, ya que de lograr la certificación se conseguirá entrar al mercado que hoy es más exigente con marcas propias.