Boris Johnson, el hombre que lideró la campaña del Brexit en el referéndum de 2016, será el próximo primer ministro británico tras ganar las primarias del Partido Conservador, tras lo que insistió en que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea el 31 de octubre.

Johnson, de 55 años, logró 92 mil de los 150 mil votos de los militantes conservadores y se impuso al actual ministro de Exteriores, Jeremy Hunt.

El miércoles por la tarde recibirá el encargo de la reina Isabel II de formar un gobierno cuya tarea más acuciante será culminar la salida británica de la Unión Europea.

“Vamos a terminar el Brexit el 31 de octubre”, dijo Johnson momentos después de ser declarado el ganador de la carrera por el liderazgo del partido Conservador en un gran acto en un centro de convenciones próximo al parlamento.

Para empezar, Johnson tendrá que lidiar de inmediato a los 27 líderes de la Unión Europea y a su propio parlamento.

La Comisión Europea felicitó a Johnson y afirmó que su presidente, Jean Claude Jucnker, “quiere trabajar con él de la mejor manera posible”, dijo una portavoz.

La agenda de Johnson se ve complicada por el peligroso contencioso con Irán por la captura de petroleros británicos en el Golfo.

Johnson, un admirador de Winston Churchill que gusta y asusta en igual medida, cumple la ambición de toda su vida de dirigir el Reino Unido, aunque en uno de sus momentos más delicados desde la Segunda Guerra Mundial.

Los británicos siguen debatiendo amargamente las consecuencias de su decisión de 2016 de abandonar la Unión Europea tras 46 años de estrechos vínculos políticos y económicos.

Johnson lleva tiempo prometiendo sacar al país de la UE antes de la fecha límite del 31 de octubre, y prometió hacerlo con o sin acuerdo.

Sin embargo, el texto que está sobre la mesa, negociado entre los 27 socios europeos y Theresa May, y rechazado por el Parlamento británico, no se toca, advirtieron en Bruselas.

El reiterado fracaso de May a la hora de imponer ese acuerdo en el parlamento la obligó a anunciar con lágrimas en los ojos su renuncia como líder del Partido Conservador el 7 de junio.

Eso desencadenó una contienda por el liderazgo conservador -y por Downing Street- en la que participan los menos de 200 mil miembros del Partido Conservador que pagan sus cuotas.

Vía La Jornada.