Oaxaca de Juárez, Oax. 22 de septiembre de 2022.- La jefa de la Unidad Epidemiologia, de la Dirección de Prevención y Promoción de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Argelia Julián Aquino, informó que en lo que va del año se han atendido y controlado ocho brotes por el virus Coxsackie (enfermedad mano-pie y boca ) en la entidad.

En entrevista, dijo que cuatro brotes se localizaron en la Jurisdicción Sanitaria Uno de Valles Centrales, dos en la Mixteca, uno en el Istmo y otro más en Tuxtepec, de los cuales el 67% de los casos corresponde al sexo masculino y el 33% al femenino; en tanto, el grupo de edad que ha sido más afectado son menores de 5 años, en el 80% de los casos.

Añadió que de forma integral y en sinergia con las instituciones del Sector Salud, como es el caso del IMSS e ISSSTE, los SSO brindaron la atención médica oportuna a los menores contagiados, se impartieron pláticas sobre las recomendaciones para controlar los contagios en las instituciones educativas, mediante una limpieza exhaustiva de las superficies y se enviaron a las y los menores a su domicilio para su resguardo, bajo vigilancia médica y con ello, cortar la cadena de transmisión.

Aclaró que, a petición de la institución educativa se hace la intervención de una brigada epidemiológica integrada por un médico, enfermera y polivalente, quienes realizan la investigación, para posteriormente emitir las recomendaciones y proceder con la notificación.

Ante ello, exhortó a las madres, padres o tutores, así como a las autoridades educativas, implementar los filtros sanitarios permanentes, continuar con el lavado de manos a base de agua y jabón o usar gel antibacterial (todo el personal docente, alumnado y personas externas que ingresen a la institución), limitar el contacto interpersonal, mantener una ventilación adecuada, y clorar el agua de las fuentes de abastecimiento.

Julián Aquino, dijo que el virus Coxsackie A16-enfermedad mano-pie y boca-, se manifiesta con salpullido rojo en manos, pies y llagas en la boca, que pueden convertirse en ampollas e incluso aparecer en otras zonas como el área genital, y síntomas como: fiebre, dolor de garganta, malestar general y falta de apetito.

Señaló que esta enfermedad es muy común en las estaciones de primavera y verano, afectando a bebés y menores de 10 años; el virus está presente en secreciones de la nariz, saliva, mucosidad y en el líquido de las ampollas, se propaga por las gotitas de saliva cuando se tose, o estornuda y contacto directo con la persona enferma.

El período de incubación es de tres a cinco días y se transmite durante la fase aguda de siete a 10 días, y en las heces persiste de cuatro a ocho semanas, el 50% de las niñas y niños son asintomáticos, siendo la población afectada en guarderías, preescolar y escolar, menos probable en adultos y no se propaga en animales o mascotas.

La funcionaria dijo que, en caso de presentar los síntomas antes mencionados, acudir a la unidad de salud más cercana, evitar la automedicación, desinfectar o desechar artículos contaminados, lavado inmediato de manos cuando se manejen secreciones, y heces por ejemplo al cambiar el pañal, aislamiento, la detección directa del virus es a través de las secreciones de nasofaringe, sangre o serología viral.

Finalmente, detalló que no existe tratamiento específico, por lo que para aliviar los síntomas se recomienda enjuagues con agua y sal (1/2 cucharada de sal en un vaso con agua), evitar comer alimentos irritantes, y consumir abundantes líquidos.