La Jornada.

Ante la amenaza del cierre de la frontera norte en la que insiste el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, México actuará con mucha prudencia y sin adelantar vísperas sobre eventuales acciones, señaló el presidente, Andrés Manuel López Obrador y descartó informar si el gobierno mexicano tiene previstas acciones para enfrentar el posible impacto que este decisión tendría de cumplirse las acciones en la frontera.

“No vamos a confrontarnos con el gobierno de Estados Unidos”, ratificó el mandatario, aunque reconoció que “ya me lo recomendaron mis asesores internacionalistas”.

También dijo que de los indocumentados deportados por Estados Unidos a través de la frontera, sólo el 10-15 por ciento son mexicanos.

El presidente evocó con amplitud el episodio del sábado pasado en Poza Rica, en el que enuna plaza pública recabó el apoyo a su posición ante Estados Unidos, mediante una pregunta en un mitin a la que respondieron miles de veracruzanos a mano alzada.

“Me dijeron” (en Poza Rica) “que fuera prudente”, dijo hoy López Obrador. “Creo que es lo mejor”.

Durante su conferencia matutina declinó hablar sobre un eventual plan B para contrarrestar los efectos que involucraría el cierre de la frontera porque sería “adelantar vísperas y entraríamos en esa dinámica. Entonces yo prefiero “amor y paz”, por lo que ya no adelantó posibles acciones desde el gobierno mexicano.

López Obrador destacó que México va ayudar a enfrentar el problema migratorio porque por el territorio nacional atraviesan centroamericanos que van a Estados Unidos. Aseveró que ya el fin de semana , dijo, sus “asesores internacionalistas” en Poza Rica, donde encabezó un encuentro con la gente el fin de semana, le recomendaron prudencia y no responderle al presidente Trump.

El mandatario aseveró que México apuesta por combatir las causa porque es la pobreza, la falta de oportunidades en los pauses centroamericanos principalmente lo que genera la migración en la región. Recordó que la migración de mexicanos hacia Estados Unidos,se ha ido reduciendo sustancialmente. Tras señalar que el país ayudará a enfrentar el fenómeno migratorio,,ratificó que México actuará con prudencia y sin aspavientos.