Luego de que Yasmín Esquivel fue electa como la ministra número 11 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la decisión, asegurando que cuando él presenta ternas de candidatos, no tiene ‘preferidos’.

En su conferencia de prensa, descartó que la abogada haya tenido ventaja por ser esposa de José María Riobóo, pues este no tiene injerencia alguna en la toma de decisiones de su Gobierno, siendo que solo reconoce a este como el buen estructurista que es.

“Me da mucho gusto que el Senado la haya elegido para ocupar el cargo… Es una mujer con preparación, con méritos, egresada de la Escuela de Derecho de la UNAM, con maestría, con doctorado”, dijo.

El presidente reconoció la experiencia laboral de Esquivel, dado que se ha desempeñado en cargos relacionados con el Poder Judicial, con áreas de administración de justicia. “Celebro que se haya decidido por ella de manera democrática”, enfatizó.

Añadió que el Poder Ejecutivo ya no es el “poder de los poderes”, pues él envía sus propuestas al Senado y son los legisladores quienes tienen la última palabra. En este sentido, aseguró que cuando avisa a sus candidatos que los propondrá, les advierte que ‘él no se meterá’.

“A nadie le digo ‘vas a estar en la terna y eres mi preferido o preferida, habla con tal senador, él te va ayudar, ya le di indicaciones’; eso no, eso ya se terminó, entonces, son los senadores los que resuelven”, explicó.

López Obrador dijo que en el caso de nombramientos, el grupo de legisladores de Morena, celebran una elección previa, y el precandidato que gana es el que es impulsado en conjunto, aunque no es obligatorio que todos los parlamentarios refrenden el voto en la elección general.

“Tienen procedimientos que no se veían anteriormente, estamos en el terreno de lo inédito, hablando de cambios de siglos en procedimientos”, finalizó sobre el tema.

Vía: López Dóriga Digital.